Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Agustín Ferrero

Cansinos hasta aburrir

Las mismas amorfas contestaciones, aunque se trate de distintos problemas

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS E. PARRA

Aunque últimamente procuro no leer las noticias relacionadas con la política, no puedo evitar hacerlo de vez en cuando. Más que nada para ver si en esa parte de la sociedad han cambiado algo los hábitos. Vana intención y gran torpeza por mi parte, ya que esa tropa sigue actuando de la misma manera. Igual les da que haya una pandemia, que una guerra, que la gente no llegue a fin de mes, o que los jóvenes estén mal pagados o infrautilizados. Hacen como que no se enteran. Y es que es lo mismo, porque lo que se les da bien son los fuegos fatuos y a veces también los artificiales: cualquier cosa que no tenga que ver con lo de dar de mejorar el nivel socioeconómico de la gente. Así, lo mismo se saca la cantinela de Cuelgamuros y su uso y disfrute, que el terrorismo de ETA, por mucho que desapareciera hace años, o la pesadez del “procés”. O que si el presidente se pasea en Falcon poniendo ojitos y el aspirante a serlo se paseó en su día, a toda vela, con un narco, en su episodio gallego.

Son cansinos hasta aburrir. Aunque vaya pasando el tiempo no son capaces de renovarse, de sacar otros números de magia o de predestigitacion al objeto de no aburrir a los que les siguen, y a los que somos incapaces de olvidarnos de ellos.

Mismamente, en el supuesto de que hubiéramos leído las noticias publicadas el pasado martes en los medios locales, nos habríamos encontrado con las declaraciones de dos cargos públicos de nuestra provincia: el uno ocupando la presidencia de la Diputación y el otro la Alcaldía de Benavente, ambos de diferentes partidos.

El primero, a propósito del despropósito de los incendios que calcinaron nuestra provincia este verano, decía que “es evidente que algo falló”. Eminente y concienzuda respuesta, pues casi nadie se encuentra enterado de que la catástrofe se elevó a la enésima potencia por inoperancia de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, al no haber dispuesto los medios necesarios. Alguien que por su cargo debería ser el más informado, juega con las palabras, porque su prioridad no parece pasar por la provincia que regenta, sino por no quedar mal con el partido que le mantiene en el cargo. “Ahora tenemos la oportunidad de sentar las bases para evitar que algo así vuelva a repetirse”, afirmó también, dejándose en el tintero que una catástrofe similar ocurrió el año anterior en Ávila y no se hizo ni pajolero caso, aunque se estuviera a tiempo de tomar medidas y contramedidas, según los casos. Y que “las instituciones competentes realicen una reflexión profunda”, es otra boutade pensada para soltársela a niños de preescolar. Pero claro, no se trata de decir lo que se sabe y lo que se siente, sino lo que interesa, con tal de no tener problemas con la Junta.

La tropa sigue actuando de la misma manera. Igual les da que haya una pandemia, que una guerra, que la gente no llegue a fin de mes, o que los jóvenes estén mal pagados o infrautilizados. Hacen como que no se enteran

decoration

El segundo cargo público llegó a una conclusión propia de una charleta con niños de primero de “egebe”: ”En los últimos 30 años se ha fomentado el desarrollo de Valladolid y Burgos, agravando los desequilibrios territoriales”, olvidándose de decir que su partido se ha venido alternando con el otro gran partido para manejar el gobierno central. Por cierto, que lo está gestionando ahora con el mismo desinterés que su tradicional rival, en lo que atañe a Zamora. Y también omitiendo que el gobierno actual va invertir 700 millones de euros en Ceuta y Melilla, y a dotar a Teruel del Instituto de Investigación Astrofísica, que va generar un número importante de puestos de trabajo muy cualificados. Y que el partido “Teruel Existe” no se conforma con eso y ahora está peleando porque el gobierno central instale allí también la Agencia Espacial Española.

A la pregunta sobre la exclusión de Zamora de la fiscalidad diferenciada, a la que Soria, Cuenca y Teruel (Provincias, como Zamora, pertenecientes a la España vaciada) que ya han accedido, el alcalde recurrió al manido argumento de que “eso es cosa de Europa”, por aquello del dato de la densidad de población, pero callándose otros argumentos, tales como si Zamora se encuentra subiendo o bajando en la curva de crecimiento poblacional, respecto a otras provincias, o en la renta per cápita y algunos otros parámetros. Pero claro, plantear a Europa esos argumentos no es voluntad política del gobierno, simplemente porque no le interesa. Pues, cuando algo suscita interés, como es el caso del gasoducto hasta Alemania, damos la vara todos los días en Bruselas, pues para eso están allí los 54 eurodiputados y los 2400 funcionarios españoles al objeto de defender nuestros intereses.

Pues eso, que son cansinos hasta la extenuación, y no parecen aburrirse de aplicar siempre las mismas amorfas contestaciones, aunque se trate de distintos problemas.

Compartir el artículo

stats