Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Manuel Antón.

Por desgracia, es el más listo de la clase

Pablo Iglesias sabe rozar el filo del delito sin caer en él

Acto de apoyo a Unidas Podemos en las elecciones de Castilla y León NACHO GALLEGO

Escribo a renglón seguido de lo que ya dejara impreso mí admirada Carmen Ferreras a propósito de unas declaraciones que hizo el “tapao”, Pablo Iglesias, sobre las agallas de Isa Serra y el festín que se darían el más que indecente líder de Podemos, su “lugarteniente “, Echenique, y el ex recluso y jefe de Bildu, Arnaldo Otegui, quemando las cabelleras de los agentes de la Policía Municipal de Madrid que, según Iglesias, podrían capturar “la Serra” y cuatro más, caso de que se pusieran a ello…

Suscribo cuanto dices, querida Carmen, y añado que, si triste es que en este nuestro amado país puedan andar sueltas por ahí, y diciendo cuanto les venga en ganas, personas tan impresentables como las cuatro citadas, a mi juicio, mucho más triste es que todas y cada una de ellas puedan tener miles y miles de seguidores y seguidoras; eso sí que es triste, pues es síntoma de que los principios y valores que antaño fueron el cimiento de nuestra sociedad, no solo están cuestionados, sino pisoteados por quienes solo saben sembrar odio y rencor.

Las provocadoras palabra del, para mí, maquiavélico personaje están medidas milimétricamente, como casi todas sus actuaciones, pues, hay que reconocérselo, todo lo que tiene de perverso, el ínclito Iglesias, lo tiene también de sabio

decoration

Las provocadoras palabra del, para mí, maquiavélico personaje pareja de doña Irene están medidas milimétricamente, como casi todas sus actuaciones, pues, hay que reconocérselo, todo lo que tiene de perverso, el ínclito Iglesias, lo tiene también de sabio -su formación académica es de nota: licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas por la UCM (Universidad Complutense de Madrid) con el mejor expediente de su promoción; doctor en Ciencias Políticas y de la Administración, también por la UCM; máster en Humanidades por la Universidad Carlos III, máster en comunicación por la European Graduate School de Suiza… y numerosos cursos de postgrado, en los que siempre alcanzó las mejores calificaciones-. Por eso, no solo es reprobable su actitud, sino más merecedora del castigo que debe ser aplicado a quien, a sabiendas, disfruta perturbando a las masas e incitando a la violencia.

El señor Iglesias, que destaca sobre la mayoría por donde quiera que vaya, es un adalid de las redes sociales y de muchos medios de comunicación, que utiliza a su antojo para hacer el mal. Pero como nuestras leyes se pasan de garantistas, y Pablo sabe rozar el filo del delito sin caer en él, salvo que un día enloquezca y cometa un error, nunca habrá forma de meterle mano para mandarle a la trena.

¡Lástima!

Compartir el artículo

stats