Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Con la Policía Nacional

Héroes anónimos, agentes entregados a la labor que aman

patrulla policia nacional POLICIA NACIONAL

Siempre. Con la Policía Nacional, siempre, especialmente hoy que es su día. Bueno, en realidad su día fue el pasado domingo, festividad de los Ángeles Custodios. Sólo que con buen criterio lo celebran esta jornada del martes, festividad del “Poverello d’ Assisi”, Francisco de Asís, el santo de la pobreza, la humildad, la sencillez y la alegría. Que el santo titular del día se convierta también en protector de los hombres y mujeres que habitan la Comisaria de Policía de Zamora. Ellos, que son nuestros custodios, como los ángeles a los que, quienes todavía rezamos, pedimos su protección y amparo.

Me encanta, pese a quien pese, que también la Policía Nacional, mantenga en el orden del día de los actos conmemorativos, la santa misa que, como siempre, tendrá lugar en la Iglesia de San Vicente, a las once de la mañana, que es muy buena hora para acompañar a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Zamora, en un acto que siempre resulta entrañable y emotivo. La parte más institucional la constituye el acto de imposición de medallas que este año tendrá lugar en el Teatro Ramos Carrión, aprovecho para felicitar a los condecorados, a sabiendas de que entre la gran familia de la Policía Nacional de Zamora, hay muchos héroes anónimos, agentes entregados a su labor, que aman la profesión que han abrazado por encima de todo y que siguen siendo policías de raza incluso cuando visten de paisano, sin el uniforme azul que les identifica.

El comisario jefe de Zamora, Guillermo Vara Ferrero, sabe que cuenta con un buen plantel, entre los que afortunadamente hay mujeres, no muchas, pero haberlas haylas

decoration

El comisario jefe de Zamora, Guillermo Vara Ferrero, sabe que cuenta con un buen plantel, entre los que afortunadamente hay mujeres, no muchas, pero haberlas haylas. Y lo digo sin absurdos feminismos, ni cuotas porque las mujeres no somos una cuota pero lo mismo valemos para planchar un huevo que para freír una camisa y eso, gracias a Dios, se tiene ya en cuenta en todos los estamentos públicos y privados.

Que conste que servidora, en la Policía Nacional de Zamora, también tiene a su héroe, a su ídolo. Javi bien lo sabe y no quiero abundar en ello porque no le gusta, porque para mi héroe, todos sus compañeros son iguales a los ojos de la sociedad zamorana, sin distinciones, aunque esta es mañana de distinciones para muchos de ellos.

Ante las baladronadas, chascarrillos y comentarios de mal gusto de aquellos que apostatan de los uniformes y hacen sangre de esa condición, estamos los ciudadanos de bien que valoramos el trabajo bien hecho de la Policía y les apoyamos en la medida de nuestras posibilidades. Que los Ángeles Custodios y San Francisco de Asís les protejan, hoy y siempre.

Compartir el artículo

stats