Kiosko

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

La salud de los políticos

Un estudio de Oxford asegura que viven más que el resto de ciudadanos

Pleno del Congreso ÁNGEL ALONSO| Javier Lizón

Si alguien creyó, pensando en los políticos, que no hay mal que cien años dure, se equivocó. Además de cuerda para rato y del hecho de que los políticos parecen nacer por generación espontánea, (ya sabe, esa hipótesis sobre el origen de la vida que sostenía que ciertas formas de vida, animal y vegetal, surgían de manera espontánea a partir de materia orgánica, inorgánica o de una combinación de estas), los políticos viven más años que el resto de los mortales. No es una chanza de nueva ocurrencia. Es lo que dice la Ciencia. Y cuando la Ciencia habla, punto redondo.

La diferencia entre políticos y el resto de los ciudadanos que en el mundo son es objetiva y de acuerdo con un nuevo estudio firmado por investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, se mide en más años de vida, probablemente relacionado con el hecho de que de dinero van sobrados. No tienen las preocupaciones por llegar a fin de mes y los dolores de cabeza que tenemos los demás y que se convierten en auténticas migrañas para los económicamente más débiles.

Los científicos no han tenido en cuenta en su trabajo de investigación si los políticos que llevan pilas duracell, están en el gobierno o en la oposición, sí han incluido en su análisis el nivel de ingresos de todos ellos

decoration

Los científicos no han tenido en cuenta en su trabajo de investigación si los políticos que llevan pilas duracell, están en el gobierno o en la oposición, sí han incluido en su análisis el nivel de ingresos de todos ellos. No hacen otras cosa que decirnos que a partir del otoño lo vamos a pasar mal pero a ellos no se les ve la preocupación reflejada en el rostro. A fin de mes tienen sus nóminas, sus dietas, sus prebendas, sus historias que no hacen otra cosa que sumar mientras los ciudadanos restamos.

Este estudio que no deja de tener su aquel, documenta con claridad la diferencia en la esperanza de vida entre políticos y ciudadanía en general y también la evolución en el tiempo. Llama la atención que en algunos de los países estudiados la diferencia es la mayor que se ha observado durante los últimos 150 años. Cuando se trata de la esperanza de vida que tiene una persona a los 45 años, hay siete años de ventaja para los que viven de la política respecto a los gobernados. ¡Manda narices!

La autoexcluyente clase política lo tiene todo, incluso una mayor esperanza de vida. Encima, cada día hay más con lo cual las pensiones que realmente deben preocupar son las de esta res en la que todo cabe, por ser más longevos que los demás. La desigualdad no hay que medirla entre hombre y mujer, sino entre políticos y resto de mortales. Porque, ellos y ellas, duran más.

Compartir el artículo

stats