Kiosko

La Opinión de Zamora

Ángel Macias

El espejo de tinta

Ángel Macías

Hombres buenos

Chaves y Griñán deben purgar sus penas

Los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán Cristina Gallardo| Pool

Que Chaves y Griñán son buenas personas es la matraca con la que nos están bombardeando, del presidente para abajo todos los socialistas, no solo los del PSOE, a los que les ponen un micrófono o una red social delante. Pues muy bien, ni yo ni los jueces del Supremo lo ponen en duda. Son unos tíos estupendos, seguro que simpáticos y graciosos y que quieren a sus nietos más que a nada en el mundo. Casi se me saltan las lágrimas de la emoción.

Estamos ante el mayor escándalo de corrupción habido nunca en España, a la espera de que un día se enjuicie el sistema creado por el nacionalismo catalán y los Pujol. Después de años de investigación contra viento, marea y política de la juez Alaya, una vez comprobada judicialmente, ahora ratificada por el Tribunal Supremo la generalizada prevaricación y la malversación de setecientos millones de euros por varias decenas de responsables políticos del PSOE que hoy ya no son presuntos, sino delincuentes en firme. Y entre ellos hay dos presidentes de la Junta y varios consejeros, algunos de los cuales también han sido ministros de los gobiernos socialistas de España.

Que pretendan obviar eso, nos solidaricemos con el corrupto régimen que durante 40 años gobernó implacable Andalucía, beatifiquemos a los dos presidentes que instauraron y perpetuaron una prevaricadora y malversadora administración paralela e incluso ataquemos a la justicia que los ha condenado, resultaría patético si no fuera tan obsceno el espectáculo con el que pretenden empujarnos a ello y la cantidad de altavoces dispuestos a sumarse a la causa.

Ya está bien de que tengamos que comulgar con las ruedas de molino que nos incrustan los que han hecho del sectarismo el velo de la corrupción y los memos que babean por caerles simpáticos y parecer buenos, moderados y sensibles

decoration

Que no se han enriquecido, nos dicen, aunque esto les permitiera mantenerse en el poder una vida entera. Aunque Chaves diera 10 millones a una empresa de la que su hija era reciente apoderada, aunque la madre de uno de los altos cargos condenados, el director general Guerrero dijera que su hijo tenía dinero “pa asar una vaca” después de que entre él y su chófer se fundieran un millón de euros en hacer correr ríos de coca y en convertir en millonario a algún dueño de puticlub. Aunque en la sentencia se acredite que más de 200 de los implicados y sus allegados cobraron dinero de los ERE como si pertenecieran a empresas en las que nunca habían trabajado, como el consejero Antonio Fernández que trincó 380.000 Euros o el hermano del expresidente Rodríguez de la Borbolla que fraudulentamente ingresó en su empresa más de 8 millones de euros, como otros socialistas o jetas aproximados con empresas entre las que se repartieron cantidades de entre tres y sesenta millones

Quieren que nos quedemos en que son hombres buenos, no porque sean realmente mejores que usted o yo, sino porque son socialistas. Bueno hombre, pues que vayan al cielo del marxismo o al Gulag, pero antes que purguen sus penas y, a ser posible, que no lo va a ser, que devuelvan la pasta que nos han robado a todos. Que ya está bien de que tengamos que comulgar con las ruedas de molino que nos incrustan los que han hecho del sectarismo el velo de la corrupción y los memos que babean por caerles simpáticos y parecer buenos, moderados y sensibles.

www.elespejodetinta.com

Compartir el artículo

stats