Kiosko

La Opinión de Zamora

ESTANTERIAS CON LIBROS. ESTANTERIAS CON LIBROS.

A Raquel Orejudo, autora de la novela, “Las esperanzas”

“Leer, es un placer…”, podríamos afirmar, parodiando la letra de la canción “cupletera” de una tal Sarita Montiel, que hizo furor en nuestros tátaras. Y es que también la lectura es sensual si nos atenemos a la definición correspondiente del Diccionario de la Lengua Española de la RAE. Así, nuestro querido director de cine, Luis García Berlanga, “Cuentos Eróticos de San Valentín”; como la escritora Lucía Etxevarría, “Dime cuándo, cómo y dónde”, han sido autores de textos más o menos con connotaciones eróticas

Además, y sobre todo, los libros, como los demás soportes electrónicos que contienen textos, siempre nos parecen muy baratos, por lo que tanto aportan, por no decir casi todo, al saber, a la formación moral e intelectual; teniendo en cuenta, además, lo que enseña la observación y la experimentación; de conocimientos, necesarios para el desempeño hábil y eficaz de la profesión; de amenidad, pues su lectura aporta imaginación, evasión, sano divertimento, de reflexión, si analizamos el comportamiento de los personajes de las novelas, de las consideraciones de los textos de ensayo y filosóficos; de facilitarnos entender y comprender la idiosincrasia de las gentes, de la cultura, de la historia de un pueblo y territorio; a pensar, a ejercitar el movimiento neuronal, en resumen a ser mejores, más felices, más humanos, más solidarios, más responsables, más maduros, más tooo…¡, pues, si no fuera así, el sedimento de la lectura implicaría ser más hipócritas, más cursis, más vacíos, más irresponsables, más “actores y actrices”, etc., etc., etc.

Y la “rentabilidad” de dedicar un tiempo “a la lectura” es “máxima”, pues muchos textos están “colgados “ gratuitamente en Internet, como la página del autor teatral Víctor Ruiz Iriarte, “El landó de seis caballos”, los bibliobuses de las diputaciones provinciales que se desplazan a los pequeños municipios, se pueden, y se deben, intercambiar libros y sus comentarios, con personas digno de ellas, pocas, lamentablemente; algunos se dejan en los parques públicos; además, para “acertar” están las secciones dedicadas a la crítica literaria en la prensa y demás medios de comunicación, como la 2 de RTVE, con su programa “Página 2”.

“Leer, es un placer…”, podríamos afirmar, parodiando la letra de la canción “cupletera” de una tal Sarita Montiel, que hizo furor en nuestros tátaras

decoration

Y para “saborear” una buena lectura, en cuanto ilustra, entretiene, hace pensar y reflexionar, entre otras muchas de sus excelentes características; es decir, contribuye a hacernos mejores, está la novela “Las esperanzas”, de Raquel Orejudo autora novel en “estas lides”, (¡Qué valentía!, y que acaba de presentarla en la reciente Feria del Libro de Madrid; y que por todo ello, entre otras razones, merece el apoyo adquiriéndola y leyéndola, lo que contribuirá también a que siga “dándole a la pluma”, pues la apreciación de lo hecho, anima a seguir haciéndolo, para disfrute de sus lectores.

Que contribuyan, quienes lean este “carta”, que los escritores sigan dándole a “negro sobre blanco“, que las librerías hagan caja” , a que las bibliotecas estén cada vez más concurridas y demandadas, a que las páginas web del Instituto Cervantes sean cada vez más visitadas, libros electrónicos en la biblioteca electrónica del Instituto Cervantes, etc., y como dicen en mi pueblo para “ tener una cultura y poder mantener una conversación”, entre otros fines.

Son los padres y maestros los primeros, y principales, responsables de que suba el índice de lectura, pues mediante el diálogo, la persuasión, la motivación, la auténtica, profunda y actualizada enseñanza y ,sobre todo , el ejemplo de practicar la lectura todos los miembros de la familia en el hogar y realizando comentarios de texto en el aula, favoreciendo, e impulsando, el gusto y la afición en los más jóvenes será una realidad beneficiosa para ellos como para el resto de la sociedad.

Marcelino de Zamora

Compartir el artículo

stats