Kiosko

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Orgullosa de mis paisanos

Los zamoranos han demostrado su talla humana en el incendio

INCENDIO FORESTAL DE LOSACIO. EMILIO FRAILE

Cómo no voy a estar orgullosa de mis paisanos si han dado constantemente una lección de servicio, de solidaridad, de saber ser y estar y de dignidad, digna de encomio. Lo que no han hecho los políticos de despacho, lo han hecho ellos, mis paisanos, hombres y mujeres anónimos que han defendido como jabatos lo que el fuego les quería arrebatar y la administración autonómica no ha sabido defender como correspondía.

No tienen ni empatía ni simpatía hacia la gente. ¡Huy si hoy hubiera elecciones! No se puede ser más torpes. Y ni una dimisión en este tiempo

decoration

El señor Fernández, presidente de la Junta, llega muy tarde con sus parches económicos. Antes, señor mío, cuando los prudentes y expertos le avisaban del potencial peligro que se cernía sobre nuestros montes. Pero, ya ve, eso era un ”despilfarro”, según su adlátere Quiñones. Se está mejor al fresquito del despachito oficial. Parece que le tuvieran miedo a la calle, después de haber sido recibidos como corresponde, con gritos y abucheos, como también reciben al presidente Sánchez y sus muchachos. Estamos hasta los mismísimos cataplines y un poco más arriba de que solo vengan para hacerse la foto. Son políticos pasados de moda que no quieren asumir su particular demodé.

Comprendo el enfado del presidente de la Diputación, que es el enfado de todos los zamoranos. No puedo estar más e acuerdo con usted, señor Requejo, “La Junta no se merece esta provincia”. Nos tienen abandonados, alejados de su interés. No tienen ni empatía ni simpatía hacia la gente. ¡Huy si hoy hubiera elecciones! No se puede ser más torpes. Y ni una dimisión en este tiempo.

La Junta está missing y con ella su representante en Zamora, la delegada territorial. Dentro de poco se irán de vacaciones como si aquí nunca hubiera ocurrido nada. y cuando regresen, sesión de fotos para mostrar su bronceado. Antes, dejaran prendidas en el tablón de anuncios unas cuantas promesas y con ello creerán haber cumplido. Cuan cortitos son.

Estoy orgullosa de Mayte Velasco, la cajera que se ha hecho involuntariamente famosa por su gesto. Lo que ha hecho Mayte es impensable en un político. Nunca llevan dinero encima. No invitan ni a beber agua de la fuente. Estoy orgullosa de bomberos y brigadistas. Estoy orgullosa de los componentes de la UME. Y estoy muy orgullosa de mis paisanos de la provincia, de todos los que hicieron frente al fuego para tratar de salvar de las llamas su hogar y su modo de vida.

Los zamoranos han demostrado su talla humana, muy por encima de la media nacional. No tengo confianza, no en la clase política, sino en estos políticos que nos gobiernan a izquierda y derecha. Ni el que saca el ‘falcon’ hasta para ir a mear, ni estos de despacho.

Compartir el artículo

stats