Kiosko

La Opinión de Zamora

José Manuel del Barrio

Siete días y un deseo

José Manuel del Barrio

Suicidios

Las mayores tasas se registran en grupos de población de mayor edad

MANIFESTACIÓN POR UN PLAN NACIONALDE PREVENCIÓN DEL SUICIDIO Alberto Ortega

Aún guardo en el baúl de los recuerdos de mi infancia uno de los sucesos que más me impactaron en aquella época: el suicidio de una persona en el pueblo donde residía entonces. Yo era un chaval de apenas 8 o 9 años y aquella noticia me conmocionó, lo que originó que formulara numerosas preguntas sobre los motivos de aquel suceso que estaba levantando tanta polvareda. Mucho más tarde, otra persona muy cercana decidió seguir el mismo camino. Y las preguntas seguían siendo las mismas. Pues bien, aunque solamente son dos casos que me han dejado huella. creo que hoy seguimos sintiendo, más o menos, las mismas sensaciones cuando escuchamos que alguien se ha quitado la vida. ¿Y todo esto a cuento de qué? Porque el martes se puso en marcha el nuevo teléfono de atención a conductas suicidas, el 024. Un nuevo teléfono que representa un hito histórico y que ha demostrado su utilidad, ya que al día siguiente (miércoles) atendió más de 1.000 llamadas. Una cifra que delata que aquí pasan cosas que, por fin, empiezan a salir a la luz.

Que habitualmente no se hable de la proliferación de suicidios no debería llevarnos a esconder que, aunque no lo parezca, el suicidio es la principal causa externa de mortalidad en España, muy por encima de los fallecidos por accidentes de tráfico

decoration

Por ejemplo, los últimos datos de defunciones según la causa de muerte en 2019, publicados por el Instituto Nacional de Estadística, confirman que los suicidios fueron 3.941, habiéndose incrementado de manera considerable durante los últimos años. Que habitualmente no se hable de la proliferación de suicidios no debería llevarnos a esconder que, aunque no lo parezca, el suicidio es la principal causa externa de mortalidad en España, muy por encima de los fallecidos por accidentes de tráfico (1.463 en las mismas fechas). Sin embargo, hasta la fecha apenas se ha hablado de un problema de salud pública de grandes dimensiones. Y si no se habla, ¿cómo se van a poner en marcha acciones o medidas de prevención o de atención a las personas que lo necesitan? Afortunadamente Sanidad y las Comunidades Autónomas han aprobado la estrategia de salud mental para los próximos cuatro años. Me parece un avance muy significativo que deja en mal lugar a quienes hace unos meses se reían de la solicitud que hizo Íñigo Errejón en el Parlamento.

Pero aún queda mucho por hacer y, sobre todo, de comprender. El jueves, en una de mis clases, inicié la jornada escribiendo en la pizarra algunos datos relacionados con los suicidios en España y con la nueva estrategia de salud mental. Comprobé que este tema atraía la atención de los jóvenes universitarios pero, al mismo tiempo, que era muy urgente aclarar algunas ideas erróneas. Por ejemplo, hay una que merece toda nuestra atención. Durante estos días, los medios de comunicación están poniendo el acento en el incremento de suicidios o de tentativas en los adolescentes, dando la impresión de que es en este sector de población donde se produce el mayor número de defunciones. Y no: las mayores tasas de suicidios por 100.000 habitantes se registran en los grupos de población de mayor edad, con una diferencia muy significativa; sin embargo, estos datos se están omitiendo o no se les está prestando toda la atención que merecen. En cualquier caso, bienvenido sea el 024, un avance muy significativo que todos deberíamos celebrar.

Compartir el artículo

stats