Kiosko

La Opinión de Zamora

Luis Miguel de Dios

Buena jera

Luis Miguel de Dios

Fromago: realidad y esperanza

Puede ser el punto de partida para que Zamora sea la capital mundial del queso

PRESENTACIÓN DE FROMAGO EN VALLADOLID JOSE LUIS FERNANDEZ

Cuando surgieron las primeras noticias (y ahí tuvo mucho que ver Zamora 10) sobre la futura Feria Internacional del Queso (Fromago) hubo más de un escéptico, algo demasiado habitual en esta tierra. Abundan aquí tanto los negativos que lo raro es que algún gran proyecto salga adelante. Y tampoco escasean los que no se limitan a dudar, sino que ponen zancadillas, trabas y todo lo que se les ocurra con tal de poder contar si el plan fracasa: “no veis, si ya lo decía yo”. Lo más grave suele suceder cuando los que mantienen esta postura tienen influencia, cierta mano o mando en plaza. Entonces, apaga y vámonos, como se ha demostrado a lo largo de una historia en la que ha predominado más el caciquismo y el ultraconservadurismo que la amplitud de miras. Y lo hemos pagado todos…menos ellos.

Será una siembra vital para que Zamora sea en el futuro un atractivo para los visitantes. Pocas ciudades poseen una zona antigua tan potente y preciosa como la zamorana

decoration

Para esta tropa, Fromago iba a ir por el mismo camino. ¿De cuándo acá podía Zamora convertirse en la capital mundial del queso si aquí no valemos ni para tacos de escopeta, si acaso para quejarnos? Lo escuché en más de una conversación o tertulia, aunque, eso sí, todos reconocían el potencial de esta provincia en la producción de leche de oveja y en la enorme calidad de sus quesos. Pero una cosa eran estas evidencias y otra muy distinta montar una feria para llenar la ciudad con más de 300 expositores venidos de todo el mundo. Bueno, pues parece que sí, que Fromago es casi, casi una realidad palpable. Hay programa, previsiones y confirmaciones de presencias importantes para el universo del queso. Del 15 al 18 de septiembre (esperemos que el tiempo acompañe), ese universo tendrá como centro Zamora y no solo por esas centenas de puestos, sino también por las actividades complementarias previstas que van a permitir a expertos y a la gente de a pie adentrarse, adentrarnos, en el mundo del queso y conocer parte de sus entresijos.

Si se cumplen las previsiones, y parece que por ahí van los tiros, la ciudad será un inmenso, e internacional, muestrario de los quesos que se hacen en el mundo. Esos stands se ubicarán a lo largo de unos dos kilómetros, entre el Campus Viriato y la zona de San Martín a través de la Marina, Santa Clara, Plaza Mayor, y Viriato, es decir por el corazón mismo de Zamora. No es gratuito el detalle. Se esperan unos 200.000 visitantes, muchos de ellos extranjeros o de otras regiones de España, que, además de admirar, catar y comprar quesos y hacer operaciones comerciales, podrán empaparse del arte, la historia y la cultura que emana de la parte vieja, de la Zamora medieval tan preciosa como desconocida (para bastantes, para demasiados).

Conviene solicitar la colaboración de todos, que la sociedad zamorana se implique en el evento y deje atrás su clásica, y dañina, indiferencia, su abulia, su creencia de que todo lo que no le afecta directamente no le afecta de ningún modo

decoration

Esta vertiente turística tiene, asimismo, un valor esencial. Será una siembra vital para que Zamora sea en el futuro un atractivo para los visitantes. Pocas ciudades poseen una zona antigua tan potente y preciosa como la zamorana. Ninguna puede presumir de tal cantidad de monumentos románicos. Y sin embargo, en cuanto a visitas turísticas, excursiones y demás, todavía estamos en mantillas. Fromago puede convertirse en una excelente oportunidad para revitalizar y dar fuerza y lustre a esta faceta. Por tanto, es algo más que queso, aunque éste sea su razón y motor. Es, va a ser, el escaparate de Zamora ante el mundo. Y tiene que ser también la mejor demostración de que los zamoranos saben hacer bien las cosas y pueden afrontar retos de este tamaño: nada menos que más de 300 puestos a lo largo de 2.000 metros; tres días de actividades; 200.000 visitantes… El desafío es espectacular, pero hay que confiar en que todo saldrá bien. Hasta ahora, y en silencio, así ha sido. Los organizadores se han batido el cobre y, pese a todos los pesares, han cerrado un programa serio, coherente y muy atractivo. Recemos porque sea, además, eficaz, eficiente y exitoso.

Y para que se cumplan las previsiones más optimistas conviene solicitar la colaboración de todos, que la sociedad zamorana se implique en el evento y deje atrás su clásica, y dañina, indiferencia, su abulia, su creencia de que todo lo que no le afecta directamente no le afecta de ningún modo. Y no es así. Un éxito de Fromago será un paso delante de Zamora. Un fracaso sería un golpe muy duro para los zamoranos y no solo para los organizadores. Y en este sentido, hay que resaltar la buena sintonía de las administraciones. Al menos, no ha habido, que se sepa, broncas ni obstáculos entre unas y otras. Ni, que se sepa, afán de protagonismo. No es lo habitual, pero esta vez ha funcionado. ¿Ven como sí se puede?, ¿ven como de Zamora 10 han surgido buenas iniciativas? Que tomen nota algunos (y no me gusta señalar).

Compartir el artículo

stats