Kiosko

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

El doctor Santos Durán revolucionó la dermatología en Zamora

Cuadernos de salud

JUAN CARLOS SANTOS DURAN , MEDICO ESPECIALISTA EN DERMATOLOGIA, JUNTO A CARMEN FERRERAS EN UN CLUB DE 2014 JAVIER DE LA FUENTE

Tengo entre mis manos uno de aquellos “Cuadernos de Salud” que, dirigidos por el doctor José Miguel Diego Gómez y editados por Fundación Caja Rural, se convirtieron en coleccionables indispensables para conocernos mejor por dentro y por fuera. Juntos y por separado constituyen verdaderos tratados de medicina, fáciles de leer y de entender merced al lenguaje cercano y a veces coloquial empleado por sus autores. En concreto estoy echándole un vistazo al cuaderno número 12, dirigido por uno de los mejores médicos dermatólogos que han pasado por el Complejo Asistencial de Zamora.

Me refiero al doctor Juan Carlos Santos Durán. Este médico revolucionó la dermatología en Zamora. Su sabiduría y experiencia médica pusieron al descubierto muchas patologías de la piel que trató con una profesionalidad y un acierto envidiables. Siento una admiración y un aprecio profundo por el doctor Santos Durán. Uno de esos médicos que nunca deberían jubilarse, porque especialistas como él son un orgullo y un acicate para cualquier centro hospitalario que se precie.

Médicos hay que no deberían jubilarse nunca porque siguen aportando a cualquier edad. Porque son eternamente jóvenes y lúcidos

decoration

El doctor Santos Durán ha sido también invitado del Club del periódico en distintas ocasiones. Nunca ha dejado indiferente a nadie. Siempre ha tenido respuesta para cualquier pregunta por difícil, rara o enrevesada que fuera. Qué pena que no se pueda recuperar para Zamora a este prestigioso médico, dueño de un ojo clínico envidiable. La Sanidad pública no debería perder a médicos así, entregados, capaces, cercanos. Miedo me da que especialistas como el doctor Juan José Ruiz Ezquerro, jefe del Servicio de Neurología, tenga que colgar la bata porque la jubilación, más temprano que tarde, llamará a su puerta. Médicos hay que no deberían jubilarse nunca porque siguen aportando a cualquier edad. Porque son eternamente jóvenes y lúcidos.

Me estoy acordando del Doctor José Luis Blanco, otorrino, otro de los grandes que, desgraciadamente, el cuadro médico del Complejo Asistencial ha perdido con el paso de los años. El doctor Santos Durán cuenta en su haber con aciertos impresionantes. Con una explicación telefónica bastaba para que realizara un diagnóstico certero y prescribiera un tratamiento eficaz. Y es que el doctor Santos es una enciclopedia viviente. Domina su especialidad. Y su eficacia y eficiencia son indiscutibles . No es de extrañar que tantos y tantos zamoranos, sus pacientes, le recuerden con cariño y con nostalgia.

En el cuaderno que ha originado este ‘zamoreando’, el doctor Santos Durán da un repaso como Dios manda a todas las enfermedades, que no son pocas, de esta estructura “compleja e indispensable para la vida” que es la piel, sin dejar nada al albur. Solo la tradicional generosidad de Caja Rural, haría posible la reedición de estas joyas indispensables.

Compartir el artículo

stats