Kiosko

La Opinión de Zamora

Manuel Antón.

Silencio, se abre la sesión

A Pedro Sánchez le da igual decir digo donde antes había dicho diego

Margarita Robles antes de comparecer en el Congreso por el caso Pegasus. Marta Fernández Jara

En julio del pasado año, para este mismo diario escribía: “Hace unas semanas la moneda de cambio fueron los indultos. ¿Y mañana, señor Sánchez, cuál será?”.

Han pasado los meses y el señor presidente sigue igual, es decir, comprando votos a cualquier precio con tal de que sus trapicheos le puedan garantizar la continuidad en el poder. Como ya nos ha demostrado hasta la saciedad, a Pedro Sánchez le da igual decir digo donde antes había dicho diego, dieguito o diegazo, es lo mismo, pues lo único que ambiciona es mantenerse en la poltrona, aunque para ello tenga que dejar solos ante el peligro a cualquiera de sus principales valedores.

Lo hizo con Ángel Gabilondo hace un año cuando, en la campaña electoral previa a los comicios a la Asamblea de la Comunidad de Madrid, atisbando el batacazo que el candidato socialista se iba a dar, lo dejó en la más absoluta de las soledades, no fuera a ser que un mal resultado en las mismas le pudiera salpicar.

Y lo ha seguido haciendo siempre que ha tenido que hacerlo pues “nadar y guardar la ropa”, haya sido cual haya sido la situación, es una de las especialidades del señor Presidente, que siempre que tiene que resolver temas importantes mira para otro lado y, salvo que la cosa pueda salir bien, “pone cara de no haber roto nunca un plato” pues para “comerse los marrones” ya están sus ministros.

Hace unos días lo ha vuelto a hacer, esta vez con Margarita Robles, dejándola sola ante los ataques que le han lanzado los que quieren cargarse La Constitución y romper España

decoration

Hace unos días lo ha vuelto a hacer, esta vez con Margarita Robles, dejándola sola ante los ataques que le han lanzado los que quieren cargarse La Constitución y romper España. Todo el país ha visto como, cuando han salido a la luz algunos datos relacionados con las labores de espionaje que para proteger al Estado realiza el Centro Nacional de Inteligencia -CNI- el señor Sánchez ha ejercido de “Don Tancredo” y ha permanecido impasible cuando los independentistas catalanes y vascos se han querido “comer” a doña Margarita, al afirmar que han sido ilegalmente vigilados. ¿Quiénes son ellos para hablar de ilegalidad?.....

Como la cosa se puso chunga, para que le salieran las cuentas en la última votación que iba a tener lugar en el Congreso de los Diputados, esta vez la moneda de cambio fue abrir un poco más la puerta de la Comisión de Secretos Oficiales de la cámara baja -CSO- para que por ella se pudieran colar los que lanzaron sus ataques a la ministra Robles, que son los que votación tras votación ponen sus votos a disposición del presidente a cambio de lo que se tercie.

Y yo me pregunto: A partir de ahora ¿qué secretos se van a poder desvelar en las sesiones de la referida comisión, si en ellas van a poder estar presentes los que llevan tiempo urdiendo planes y estrategias en contra de la estabilidad del Estado y de su integridad territorial?

Para los que no lo sepan, me permito decirles que la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso de los Diputados es una comisión parlamentaria a través de la cual sus miembros, pudiendo plantear las preguntas que consideren, pueden acceder a cualquier tipo de información reservada sobre las actividades del CNI.

La CSO, además, tiene como fin ejercer el control sobre el gasto de los denominados “fondos reservados”, que son aquellos que, consignados como tales en los Presupuestos Generales del Estado, se destinan a sufragar los costes que puedan generar las actuaciones que con carácter secreto llevan a cabo las fuerzas y los cuerpos de seguridad para garantizar la protección y la defensa del Estado español. Las deliberaciones en el seno de la comisión son secretas y, en consecuencia, ningún miembro de la misma puede dar cuenta de su contenido……Ya.

Creo que lo que hemos permitido es que “la zorra entre en el establo a cuidar de las ovejas”. Cruzo los dedos para que los responsables de los servicios de seguridad del Estado sepan hacerlo sin dar pistas al enemigo

decoration

Hasta hace solo unos días, a tal Comisión solo podían acceder los diputados que, en representación de cada grupo parlamentario, y como máximo uno por grupo, hubiesen obtenido el respaldo de, al menos, tres de cada cinco, es decir, hubiesen sido votados por un mínimo de 210 diputados.

Hoy, por voluntad expresa de la presidenta del Congreso, o mejor dicho, de quien le manda, se ha rebajado el respaldo mínimo requerido para poder entrar en la referida comisión, a la mayoría absoluta, o sea, 176 diputados, lo que ha propiciado que representantes de partidos que ni siquiera acatan la Constitución, y que están permanentemente llevando a cabo actuaciones en contra del Estado, estén presentes en las discusiones que sobre los asuntos más reservados puedan tener lugar en el seno de tan secreta…comisión. Ya me dirán ustedes si hemos retrocedido o avanzado.

Yo creo que lo que hemos permitido es que “la zorra entre en el establo a cuidar de las ovejas”. En la esperanza de que pronto podamos volver a la cordura, cruzo los dedos para que los responsables de los servicios de seguridad del Estado, o quienes deban dar cuenta de sus actuaciones ante la CSO, sepan hacerlo sin dar pistas al enemigo, o dicho de otro modo, sin revelar información reservada a los representantes de partidos, como Bildu, Junts, la CUP, o ERC, cuyo objetivo no es otro que la destrucción del Estado español.¡País!

Compartir el artículo

stats