Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Mejor reír que llorar

La risa es un excelente ejercicio físico, que no provoca riesgo de lesión

Risas en una emisión de TV MIKE BLAKE

La risa no es consuetudinaria a la condición de zamorano, por las razones que todos sabemos. Estamos dejados de la mano de nuestros dirigentes, que no de la de Dios. ¡Ay, si no fuera por la mano de Dios! Pero, mire usted, como dicen los políticos, para eso hay que tener fe. La fe mueve montañas, y no es sólo un refrán de inspiración bíblica al uso. Es, simplemente, la realidad.

Hay que mover los risorios de Santorini y reír, reír mucho aunque la procesión vaya por dentro. Ya sé que la pandemia y todo lo que se ha llevado por delante borrándonos la sonrisa del rostro, la crisis que se agudiza, el paro y todo lo demás han hecho mella en nuestro carácter impidiendo que podamos reirnos abiertamente. Tendremos que hacerlo aunque no nos apetezca, aunque estemos llorando por dentro. La risa es fácil, gratis, contagiosa, adelgaza y alarga la vida. Como lo lee. Por lo tanto hay que darle cauce. Mejor reír que llorar, ¿no le parece?

Nadie puede negar que cuando nos reímos nos sentimos mejor. Además, la risa es un excelente ejercicio físico, que no provoca riesgo de lesión alguna y debe ser practicado a todas las edades

decoration

Desde la carcajada hasta una leve sonrisa, un esbozo como el de la Gioconda, tienen grandes beneficios para el organismo. Así lo evidencia la ciencia que estudia los efectos de la risa en el cuerpo y en la psique. Este fenómeno se llama gelotología. No estoy hablando de un descubrimiento nuevo. El fundador de la gelotología, el psiquiatra William F. Fry, comenzó a investigar las consecuencias de la risa en los procesos corporales en el año 1964, en la prestigiosa Universidad de Stanford, en el corazón de Silicon Valley.

Reímos desde los primeros meses de vida, sin embargo, a medida que crecemos se nos van quitando las ganas. O somos muy risueños o siempre hay algo o alguien que nos la borra de cuajo. Un niño ríe en torno a 400 veces al día, los adultos apenas llegamos a las 20 diarias. Es una pena, porque la risa, la buena, la que nos sale de los adentros y aún la forzada, ejerce una influencia positiva en el cuerpo y en la mente. Se puede comprender fácilmente que hayan surgido técnicas como la risoterapia.

Nadie puede negar que cuando nos reímos nos sentimos mejor. Además, la risa es un excelente ejercicio físico, que no provoca riesgo de lesión alguna y debe ser practicado a todas las edades. Dejémonos de penas, que bastantes nos proporciona la vida por una u otra circunstancia, y aprendamos a vivir con la risa o como poco con la sonrisa a flor de labios. Ensanchemos los labios porque es una forma ideal de quemar calorías, tonificar los músculos, relajar, mejorar el ánimo y promover la salud.

Compartir el artículo

stats