Kiosko

La Opinión de Zamora

Logo carta de los lectores

No hay paz en la Tierra

Funeral por un hombre muerto en un bombardeo en Ucrania. Kai Pfaffenbach

La bella y bonita zarzuela de los maestros Camprodón y Arrieta, comienza con la romanza del tenor y capitán de marina Jorge, que canta así: “Costas las de Levante, playas las de Lloret, dichosos los ojos que os vuelven a ver”. Y el sencillo argumento de la obra ,se basa en el revuelo que desencadenan los guapos marineros entre las mozas del pueblo y el enfado y enojo normal de de sus novios, lo que determina que su capitán ponga fin a su atraque en el puerto y vuelva a hacerse a la mar con sus marineros después de cantar: No hay paz en la tierra, volvamos a la mar.

Lamentablemente hoy hay guerra en las tierras de Ucrania y los pobres ucranianos no pueden hallar la paz con sus mujeres e hijos yéndose a la mar.

Por ellos rezo al Dios de La Paz, para que detenga el brazo de los poderosos que han desencadenado una guerra horrible, como todas, y tocó al violonchelo los ratos que puedo, la bella melodia de la canción de Cesareo Gabarain: Ansia De Dios, clamor de un mundo sin luz, cadenas de odios y guerras, cadenas de esclavitud.

Espero que mi voz y la de mi violonchelo lleguen hasta el lugar donde habita Dios y que Él por caridad, piedad y humanidad nos devuelva pronto la deseada paz mundial.

José Donato Andres

Compartir el artículo

stats