El pasado viernes el equipo de Gobierno de la Diputación presentamos el Presupuesto General para el año 2022. Un presupuesto de 75.413.361 millones en su partida de gastos y 75.440.997 en el de ingresos, un presupuesto con superávit.

Hemos mirado las posibles soluciones para nuestra provincia, sin, como acostumbran a hacer los grupos de la oposición, mirar los colores; invirtiendo, siendo valientes y no conservadores a la hora de tomar decisiones

El presupuesto más elevado en la historia de la institución, con unas cuentas saneadas y deuda a 0.

Un presupuesto diseñado para abordar y solucionar muchos de los problemas del mundo rural, con partidas que abordan las problemáticas que nos han ido trasladando los alcaldes de la provincia.

Un presupuesto al que solo la ideología y el sometimiento a unas siglas ha hecho tanto a PSOE como a Izquierda Unida votar en contra, incluso llevando partidas importantes para municipios gobernados por alcaldes del grupo mayoritario de la oposición, como es el grupo socialista. Una oposición que se mueve en el dicho de “cuanto peor, mejor para mí”. No obstante, sí tenemos que agradecer al diputado no adscrito Tomas del Bien su voto a favor y visión de provincia.

Pero como los hechos valen más que las palabras, es importante desgranar los proyectos más significativos para que el lector juzgue por sí mismo.

Contamos con partidas para desarrollar los polígonos, tanto el del Puerta del Noroeste con 1.000.000 de euros, como el de San Cristóbal de Entreviñas con 1.400.000 euros (gobernados ambos por alcaldes socialistas), y con la sorprendente ausencia del pleno de la regidora de San Cristóbal de Entreviñas; no quiero suponer que su ausencia se deba a tener que votar en contra de una partida tan importante para su municipio.

Volvemos a incrementar las ayudas a los emprendedores para iniciar e, incluso, modernizar sus negocios con una partida de 500.000 euros, que cuando entró este equipo de gobierno se encontraba en 100.000 euros, no habiendo ninguna línea que tuviese en cuenta la modernización a los negocios que ya se encontraban en funcionamiento.

Vamos a apostar fuertemente por nuestros productos y productores, aumentando la partida a los productos de calidad de nuestra provincia hasta los 300.000 euros, destinando además 200.000 euros para promoción de sus productos.

Llevaremos la feria RAÍCES a Madrid con el fin de promocionar y dar a conocer las diferentes vertientes socioculturales, económicas, ganaderas y artesanales en un mercado tan potente como es el madrileño. Siempre he defendido que nos ha faltado “vendernos” fuera de nuestra provincia y no vamos a escatimar esfuerzos para dar a conocer nuestras potencialidades más allá de nuestras fronteras.

Hay una partida de 150.000 euros para instalar cajeros automáticos en edificios de titularidad municipal y que nuestros vecinos tengan un servicio que consideramos indispensable, y que se ha venido desmantelando por parte de las entidades bancarias; aquí tengo que hacer un guiño a Caja Rural de Zamora que siempre ha estado y estará al lado de los zamoranos y del mundo rural. Que otras entidades tomen ejemplo.

Destinamos 894.076 euros para que el nuevo Museo de la Semana Santa provincial empiece a ser una realidad.

Junto con la Cámara de Comercio, CEOE de Zamora y en colaboración con los ayuntamientos más importantes de la provincia, pondremos en marcha el proyecto ZAMORA-DESTINO VITAL para atraer inversión a nuestra provincia, apoyar a la gente para que emprenda en Zamora y pueda vivir aquí.

Destinamos 550.000 euros para el I Encuentro Mundial del Queso “ FROMAGO”, que tendrá lugar en septiembre de este año, el cual queremos sea un referente a nivel nacional e internacional y sitúe al queso, a los productores zamoranos y al sector lácteo de la provincia en el lugar que se merece, y Zamora sea reconocida como capital del sector.

Hay una partida de 600.000 euros para colaborar con la Junta y el Gobierno de España para que una buena conexión de internet llegue por fin de una manera ágil y eficaz al mundo rural, sin ser competencia de esta institución.

Aumentamos exponencialmente las partidas tanto a cultura como a deportes para ayudar al deporte base de nuestra provincia, creando escuelas de balonmano y baloncesto en el mundo rural en colaboración con el balonmano Zamora y el Zamarat, y creamos un equipo de ciclismo sub-23 que ayudará a dar conocer nuestra provincia allá donde compitan.

Vamos a abordar la depuración de agua en los municipios de menos de 500 habitantes, complementando y completando el trabajo que se viene desarrollando con acierto por parte del Área de Medio Ambiente en la depuración de nuestros municipios.

Vamos a colaborar con OVIGEN para que Zamora pueda albergar y tener un Centro de Innovación del Ovino, pionero a nivel nacional.

No nos olvidamos de nuestro patrimonio, con una partida de 150.000 euros para comenzar a restaurar el Castillo de Castrotorafe.

Creamos un nuevo área de Gestión y Captación de Fondos Europeos para que, entre otras funciones, los fondos Next Generation europeos lleguen al mundo rural de la manera más eficaz y eficiente.

Seguimos manteniendo el apoyo a los Servicios Sociales, y mantenemos la partida de 300.000 euros para el fomento de la natalidad, así como contribuimos con 100.000 euros a dotar de mobiliario el futuro Centro Provincial del Autismo. No nos olvidamos tampoco de las asociaciones sociales y mantenemos, e incluso increméntanos, nuestro apoyo a todas ellas.

El Patronato de Turismo mantiene su músculo financiero para seguir dando a conocer nuestra provincia y recuperar las cifras tan positivas previas a la pandemia.

Disponemos también de ayudas para mobiliario y equipos informáticos para nuestros ayuntamientos, ayudas para los ganaderos de toros de lidia y una partida para los proyectos de concentración parcelaria. Todas ellas son algunas de nuestras propuestas más relevantes en este presupuesto 2022 que deseamos ayude a paliar y solucionar muchos de los problemas que aún tenemos en nuestra provincia.

No puedo olvidarme del fuerte impulso que se ha dado a la estrategia impulsada por este equipo de Gobierno a la SILVER ECONOMY, la cual va tomando forma, apoyada por otras instituciones, y que ayudará a crear empleo y fijar población en el mundo rural.

Unos presupuestos en los que hemos mirado las posibles soluciones para nuestra provincia, sin, como acostumbran a hacer los grupos de la oposición, mirar los colores; invirtiendo, siendo valientes y no conservadores a la hora de tomar decisiones y decididos a aportar nuestro granito de arena para que Zamora tenga el desarrollo que todos queremos para ella.

En una etapa política en la que vivimos de políticas espectáculo a base de redes sociales, bulos y confusión, otros nos marcamos como objetivo ser útiles.

(*) Presidente de la Diputación de Zamora