Era de esperar. El PSOE corre a la carrera a apuntarse los éxitos pero mira a otro lado cuando las cosas se tuercen. Ha sucedido, por ejemplo, con el tren madrugador a Madrid. Ni una declaración socialista de protesta por la multiplicación de incidencias y la acumulación de retrasos, por el trastorno que causan a tantos ciudadanos. Ahora, estamos luciendo sin la menor prudencia la aportación presupuestaria para Monte la Reina. Con solo el 20% de la financiación para este proyecto, asistiremos a la decepción colectiva cuando la obra se ralentice, se paralice o en el peor de los casos ni siquiera se inicie. La cuenta de la lechera socialista es que las promesas electorales de Pedro Sánchez las tendrán que cumplir otras administraciones. Ya han comenzado a tirar de otras sisas. Lo mismo sucede con la carretera de Zamora a Portugal. La planean a trocitos, para que dure más el caramelo en la boca y asÍ poder estirar la generosidad gubernamental que nunca agradeceremos bastante.

Ojo al dato. En cuanto la opinión pública titubee o menoscabe la largueza del Gobierno con Zamora, y estamos a punto, escucharemos que el pago de las pensiones son una inversión y que la vacuna contra la gripe no distingue colores polÍticos.

Hay una necesidad objetiva: atender una cohesión y vertebración territorial que nos aleja paulatinamente de la España más próspera

Celebramos sin ninguna reserva todas las noticias positivas para nuestra provincia, sin excepción, incluso cuando el PSOE las trata de monopolizar como timoneles, dicen ellos mismos que discretos y eficaces, que trabajan en la sombra mientras los demás, ingratos y desleales, solo nos indignamos por los retrasos y los compromisos incumplidos. Nos cuesta más asistir impávidos a los “regalos” del Gobierno cuando le faltan muchas hojas al libro o la prenda es de una talla cuatro veces más pequeña. Estamos obligados entonces a decir con todas las letras que merecemos otro trato y otra atención del Ejecutivo sin pedir permiso para ello. Porque hay una necesidad objetiva y porque hay que atender una cohesión y vertebración territorial que nos aleja paulatinamente de la España más próspera. Los presupuestos del Estado para 2022 son muy cicateros con Zamora, se pongan como se pongan los socialistas y aunque no les quede un centímetro de pecho para lucir tanta medalla.

(*) Diputada del PP por Zamora