Ojo. Alto. Que nadie se ponga nervioso. No es mi intención. Ni mucho menos. Que no se enfade mi admirado Movilla. Lo de mentiroso no me lo tomes cómo menosprecio o insulto “míster”. Perplejo me quedé, eso sí, anonadado, muy sorprendido, lo tengo que confesar públicamente, cuando en mis manos tenía a primera hora de la mañana del pasado viernes día 17 el ejemplar de LA OPINION-EL CORREO DE ZAMORA, y en su página 29, a cuatro columnas y bien destacado, Movilla decía:

“Vamos a estar muchas jornadas en descenso”. Mi opinión seguro qué fue la de todos los aficionados al leerla. Intuyo la intención de Movilla con esa declaración. Dicho esto, a la cuarta jornada primera victoria

en tierras navarras y adiós a los puestos de descenso. Y que la racha siga. Al término del encuentro en Tudela, el técnico vasco dijo “qué ganar igual hacía más falta fuera que dentro y que había que ser estables en todas las situaciones”, demostrando Movilla, una vez más, el saber controlar todas las situaciones deportivas.

Se reconoce que la victoria en Tudela, nada fácil (ningún partido será sencillo en esta nueva y potente recién estrenada Primera RFEF) ha sido un auténtico bálsamo en este comienzo de la Liga, una categoría muy seleccionada de equipos. La carrera es y será muy larga. Solamente se han consumido cuatro de las treinta y ocho jornadas de competición. Muchos cambios en la plantilla con respecto a la del ascenso de la pasada campaña. Los aficionados tienen opiniones dispares, algo normal en el mundo del fútbol. Mí opinión es que hay una buena plantilla, de calidad, incluso – me tiro a la piscina – me atrevería a decir que mejor de la anterior, que de por sí demostró haber sido muy buena. La plantilla rojiblanca es amplia y sacará a relucir su indudable calidad. Que la tiene y la veremos.

Ahora bien, en este largo camino, habrá que sudar la gota gorda que se dice. Se verán muchas piedras en el trayecto. Este equipo tiene que ilusionar a la afición, y esta debe de apoyar a los chicos de Movilla. Ese es el camino a seguir. Que nadie lo dude. Qué no cunda el pánico. Este Zamora Club de Fútbol, ahora SAD (Sociedad Anónima Deportiva), convencido estoy que tiene futuro. El “Grupo Vivir” ha apostado fuerte por la entidad rojiblanca zamorana. El Club está cada día más profesionalizado, una excelente organización, apostando por las secciones inferiores, cuidando al día las instalaciones municipales que utiliza. Todo por el buen camino. En fín, que el presidente Víctor de Aldama no ha reparado en casi nada para lograr, paso a paso, un alto objetivo. El mismo pensamiento que del vicepresidente Alfredo Ruiz.

Si importante fue el partido en Tudela el pasado sábado, no digamos el que nos espera este próximo domingo en el “Ruta de la Plata”. Un histórico Racing del Ferrol que viene de perder 1-0 en Almendralejo ante la U. D. Extremadura. Esperemos ver la mejor cara a los jugadores rojiblancos qué, me consta, están deseando ofrecer lo mejor a la afición en este domingo matutino para cerrar competición oficial en este mes de septiembre.

Movilla, tú que sabes, mejor seguir huyendo de los sótanos de la clasificación. Descienden cinco, que a nadie se le olvide. Y allá por los meses de marzo o abril de 2022, esperando lo mejor del trabajo diario de una plantilla muy competitiva. O sea, “míster”, eso de muchas jornadas en descenso, nada de nada. Objetivo y deseo general, seguro que también del propio Movilla. Este domingo 26, minutos antes de las 14.00 horas, seguiremos viendo más luz. Qué así sea, rojiblancos.

Luis Pablos Flórez.