“Niño,

Deja ya de joder con la pelota.

Niño,

Que eso no se dice,

Que eso no se hace,

Que eso no se toca…”

Fin de curso, de un curso diferente.

Hemos aplaudido a los grandes héroes de la pandemia, los que cuidan de nuestra salud, a todos, sin dejar atrás a nadie, todos los que han estado y están en primera línea, todos los trabajadores de los hospitales, de los centros de salud, de los consultorios. Y en general, a todos los que nos han ayudado en estos tiempos difíciles.

En septiembre volvimos a las aulas después de un tiempo de enseñanza a distancia, y tras varios meses en los que las cosas estaban funcionando bien, también aplaudimos a los profesores y a todos los trabajadores de los centros educativos.

Ha llegado el final de curso y yo quiero aplaudir a mis pequeños grandes héroes, a esos “locos bajitos” a los que cantaba el maestro Serrat. Son los grandes olvidados. Ellos son hoy los protagonistas.

Han aprendido a reírse con mascarilla, a comer el bocadillo con mascarilla, a bailar con mascarilla, a escuchar a quien les habla con mascarilla, a responderle con mascarilla (incluso en inglés o en otras lenguas), a jugar en el patio sin balones, a caminar por los pasillos siguiendo las flechas (las de ida y las de vuelta), a no moverse del sitio asignado en toda la mañana (y durante todo el curso), y a no moverse de su zona en el patio. Han aprendido a viajar y hacer excursiones virtuales, a intercambiar experiencias con otros chicos y chicas desde la pantalla…

Esos “locos bajitos” se merecen un gran aplauso.

¡Gracias, muchísimas gracias a todos los alumnos y alumnas!

Pilar Álvarez Rodríguez (profesora)