No sé qué más hay que hacer y decir al Ministerio de Defensa, para que se den cuenta de que, en Zamora, todos a una, clamamos por la presencia de nuestro Ejército en Monte la Reina. Zamora quiere a su Ejército. Zamora echa de menos aquellos años, los mejores, de su presencia en nuestra ciudad como vecinos del Cuartel Viriato. A muchos zamoranos nos gustaría que, además de Monte la Reina, pudiéramos ofrecer al Ejército español un nuevo cuartel en la capital, reverdecer laureles, saber que están entre nosotros, porque ellos y sólo ellos nos dan plena seguridad, nos dan garantías plenas de la defensa y protección de España y de los españoles.

No sé qué quiere el Ministerio. A lo mejor tenemos que tatuarnos un mensaje relativo a su vuelta. O que llevemos de forma permanente en la espalda una pancarta reclamando su presencia en Monte la Reina, su vuelta a Zamora para la que hay unanimidad, estimo que de todas las fuerzas políticas, de todas las instituciones, de todas las entidades, de todos los zamoranos. Unos lo ven como una salvación para la despoblación que se acrecienta con el paso de los años, otros lo contemplan en clave económica, algunas piensan en el padrón municipal, la mayoría, simple y llanamente, quiere contar con ellos como convecinos.

Quien ostenta la Jefatura de Estado Mayor del Ejército de Tierra de España, el Teniente General, Francisco Javier Varela Salas, sé que esta por la labor con el pleno convencimiento de la necesidad que Zamora tiene de su Ejército y lo más significativo, el cariño y la admiración de los zamoranos por quienes constituyen un referente nacional e internacional. Quien no debe albergar duda alguna es la ministra de Defensa, doña Margarita Robles, posiblemente la componente del Ejecutivo más valorada y más querida por los españoles, entre los que nos encontramos los zamoranos. Su presencia en nuestra ciudad siempre será bienvenida.

Sólo nos queda marchar en procesión a Madrid, eso de procesionar se nos da muy bien, para gritar a los cuatro vientos, ante el Palacio de la Moncloa o en el Paseo de la Castellana, 109, que Zamora quiere a su Ejército. Somos capaces incluso de ponerle música y crear un himno. No nos cansamos de mantener los brazos abiertos, aunque la espera se prolongue. No vamos a desistir. No nos vamos a venir abajo con el silencio que acompaña la decisión. Nos mantenemos firmes en nuestro anhelo y estamos esperando algo más que un gesto del Ministerio. Aguardamos el compromiso, la respuesta firme de que la presencia del Ejército en Monte la Reina será pronto una realidad.