Desde hace ya mas de un mes el parking subterráneo Reyes Católicos, situado al lado del hospital Virgen de la Concha, se ha quedado únicamente con dos empleados de los cinco que estaban. Es decir solamente uno de mañana y otro de tarde de lunes a viernes.

Esto significa que por las noches y las 24 horas de los sábados y domingos allí no hay personal que vigile el aparcamiento. Cierto es que está abierto siempre todos los días, pero otra cosa muy distinta es que haya personal físico para atender cualquier problema que tengan los clientes, así como controlar que no pase nada.

Sé bien que todas las semanas entraban personas indigentes a dormir, al igual que a consumir drogas por las zonas de las escaleras. Lo que supone que ahora hay una falta de seguridad muy grande.

No creo que la conexión de unas cámaras desde Madrid puedan suplir la labor que hace una persona que está presente en el parking, desde luego es mucho mas disuasorio para las posibles intenciones de los amigos de lo ajeno.

Lo que es evidente es que todos los clientes deben ser conocedores de esta situación, especialmente los abonados que siguen pagando su cuota mensual sin saber lo que ocurre en realidad con la falta de empleados.

Carlos Pérez Vázquez