Recogiendo aconteceres y opiniones varias, qué verdad es que las consecuencias de la pandemia no la solucionarán la política ni los políticos, sino la ciudadanía, hombres y mujeres de a pie con sus sacrificios, su trabajo, esfuerzos y aportaciones, con su aguante, perseverancia y con sus sufrimientos, sean de un colectivo u otro, englobados en cualquier profesión o labor, de la ciudad o del campo; ellos podrán sacar al país de la ruina social, económica y sanitaria.

Señores políticos, hágannos un favor, váyanse con su política mediocre e interesada a sus casas, dejen sus pretenciosas ideas y ansias de poder. Nos salen muy caros para el nulo beneficio que nos reportan, déjennos en paz, resultan ser depredadores de nuestra existencia introduciéndose en nuestras vidas y si no lo teníamos claro este largo año bajo la pandemia nos ha ayudado a verlo y sacarnos de dudas.

Angel Santamaría Castro