Se llama como la protagonista de la obra maestra del Marqués de Sade, “Justine o los infortunios de la virtud”. Sólo que esta Justine, que recién nos ha abandonado, ha pasado con más pena que gloria por la meteorología patria. Al conocer su nombre fuimos muchos los que creímos que le haría sombra a Filomena. Conociendo los antecedentes de la Justine de Sade. Craso error. Me temo que cuando, con el tiempo, se hable de la ola de frio y la borrasca que asoló España en 2020-2021, se hable de Filomena, pero no de Justine.

Qué pena, porque la cosa prometía. Hay que ver la de infortunios que debió sufrir la pobre Justine. Le pasó de todo y nada bueno. Torturas, vejaciones sexuales y rituales de extrema crueldad. La pobre sólo quería ocupar uno de los cinco niveles de la Pirámide de Maslow, posiblemente el nivel de la seguridad que nunca fue su aliada. Vivió rodeada de peligros en un mundo que no estaba preparado para su “virtud”. El mundo sigue igual, no está en absoluto preparado para virtud alguna. Ni cardinales, ni teologales. Muy especialmente la castidad, la humildad y la generosidad.

Sabiendo todo eso y realizando un paralelismo entre la obra cumbre del Marqués y el fenómeno meteorológico que aguardábamos con expectación, esperábamos mucho más de Justine. Mejor que haya sido así. Ya tuvimos bastante nieve y demasiado frío. A fuer de ser sincera debo decir que Justine puso a Málaga en aviso amarillo. Provocó abundantes lluvias en el norte de España. Olas impresionantes en la costa cantábrica. Y viento. En realidad nada que pudiera preocuparnos. Es más, recibimos a Justine con unas temperaturas impropias el mes de enero.

Ninguna otra prima-hermana ha logrado hacer sombra a Filomena. Ni Gaetán, ni Ignacio, ni Hortense, ni la pobre Justine. Sus huellas han sido pequeñas y sin grandes titulares. Ahora estamos a la espera de Karim del que sabemos poco. Será el titular del recién estrenado febrero. No será la última borrasca en visitarnos ya que a lo largo del año está previsto el garbeo, por los lares patrios, de Lola, Mathieu, Nadia, Octave, Paula, Rodrigo, Sofía, Tristán, Viviane y Walter, con episodios de viento que llevaran asociados fenómenos adversos y en muchas ocasiones problemas relacionados con la nieve y la lluvia.

Diez borrascas más a las que se sumará alguna que otra que ahora pasa desapercibida. Por favor, que aquellas que vengan asociadas a episodios de nieve y frio, no emulen a Filomena bajo ningún concepto. Si acaso que se fijen en Justine, que parecía prometer y se ha quedado en poco más que agua de borrajas.