“Refrán español que me recuerda aquel día 7 de mayo de 2018 cuando se puso en marcha el “tren madrugador AVE” Zamora-Madrid, después de muchas presiones políticas que hicimos desde el PP de Zamora al entonces Gobierno de España, cuyo ministro era el santanderino Íñigo de la Serna. Un tren que supuso la conexión entre Zamora y Madrid a primera y última hora del día, para dar servicio a aquellas personas que, por diversas razones, trabajan en Madrid, pero siguen viviendo en Zamora, bien durante la semana, o pasaban el fin de semana en nuestra provincia.

Fue un éxito desde el inicio, tanto en frecuencias como en viajeros. Así lo atestiguan los informes de Renfe que continuó con ese servicio que algunos catalogaban como inviable para Zamora pero que se demostró que, además de útil, era muy demandado.

En la actualidad, aprovechando el estado de alarma por la pandemia del COVID, el gobierno socialista de Sánchez ha decidido cerrar o clausurar ese tren sin más explicaciones. Una vez más un gobierno del PSOE decide cerrar servicios públicos en Zamora, según parece bajo argumentos de falta de demanda, es decir, de rentabilidad, que a mi juicio son inexistentes, por cuanto dicho servicio además de ser demandado era rentable socialmente para muchos zamoranos. Una rentabilidad social que va más allá de la estrictamente económica, que dudo mucho no existiera. Basta ver las informaciones de los medios de comunicación durante estos años para comprobar su éxito: más de 32.000 viajeros solo en los primeros seis meses de vida.

Un gobierno socialista también cerró el Tren Ruta de la Plata con el mismo criterio; también clausuró el “cuartel Viriato” con el mismo criterio economicista; e incluso argumentó contra la conversión de la N-122 en autovía con el exministro de Fomento, Sr. Borrell, diciendo que tenía poca incidencia de tráfico. En fin, el mismo argumento economicista para distintos gobiernos socialistas que tan solo han traído desdichas para esta tierra zamorana.

En la última cumbre Hispano-Portuguesa de Guarda celebrada recientemente se incluyó una declaración política a favor de la conversión en autovía de la A-11 hasta Portugal. Es una buena noticia, pero tenemos la sensación que solo es eso, una noticia.

Sánchez desde que es presidente ha paralizado el proyecto en forma de iniciativa público-privada de esa obra. Un proyecto que tenía avanzado el anterior gobierno del PP. Y ha vuelto a diseñar esa obra en mismos tiempos cansinos y eternos como hasta ese momento. Ahora no parece que haya ningún avance. Palabras nada más que palabras. Con la misma credibilidad que las palabras expresadas por el Sr. Sánchez sobre la reapertura de las instalaciones militares de Monte la Reina si ganaba las elecciones. Pura falsedad.

Por cierto, resulta conmovedor ver al alcalde de Zamora, señor Guarido, y a la concejala y diputada provincial, señora Rivera, defendiendo el Tren Madrugador, incluso el AVE. Bienvenidos señores y señoras de IU. Todavía recuerdo cuando desde la oposición Vds. se dedicaban a pegar pegatinas por las calles de Zamora con el “No al AVE” argumentando que era un coste excesivo para las arcas públicas y que había otras prioridades. Ahora se suben a este tren, pero al menos les pediría un poco de memoria y que previamente explicaran las razones de su cambio de opinión, y unas sinceras disculpas a los zamoranos por sus arengas populistas contra el AVE que afortunadamente no tuvieron ningún éxito.

El AVE es una de esas propuestas que el PP siempre ha llevado en su ADN. Es una de esas obras que siempre hemos calificado de transformadoras para una sociedad. Es de esas ideas que siempre hemos defendido desde la oposición y desde el gobierno. Con un gobierno de la Xunta de Galicia presidido por Manuel Fraga y en España por José María Aznar en el año 2000, se decidió que el AVE pasara y parara en Zamora. Durante los sucesivos gobiernos del PP, las obras alcanzaron velocidad de crucero en su avance y se incluyó también la estación de Otero de Sanabria, pese a los reproches de los partidos nacionalistas catalanes. También fue una ministra de Fomento del PP, la zamorana Ana Pastor, la que lo inauguró, y uno de los viajes inaugurales los realizó el entonces presidente Mariano Rajoy.

Pues bien, ahora un gobierno socialista, con el silencio inconcebible de los socialistas zamoranos, vuelve a dar la espalda a Zamora. Espero que cuando se vote en el Parlamento la moción solicitando la reapertura de esta frecuencia del AVE, el llamado Tren Madrugador, los parlamentarios zamoranos por Zamora expliquen bien su postura, en aras de avanzar y conseguir que cuanto antes volvamos a tener esas frecuencias del AVE, tan necesarias y útiles para tantos zamoranos.

(*) Senador del PP por Zamora