En estos días se han vuelto a reunir en Guarda (Portugal) los presidentes de Gobierno de España y Portugal para, de nuevo, sacar el tema de la despoblación de La Raya. Vuelta la burra al trigo. Ya en Zamora antes de verano hubo otra reunión al más alto nivel con las mismas conclusiones, creación de mesas de trabajo, equipos de investigación, implicación de todos los sectores, actuaciones conjuntas interministeriales en conexión y colaboración con ayuntamientos y entidades locales, en fin, un panorama idílico. Comprendo que haya cabezas bienpensantes, como José Manuel del Barrio y Faustino Redoli, buenos amigos míos, que en su búsqueda e indagación, intentan profundizar en la raíz del problema y al final no se llega a ninguna conclusión. Estoy más con Luis Miguel de Dios, también buen amigo, que busca conclusiones en el diálogo con supuestos familiares y vecinos que viven la realidad del pueblo. ¿No es más sencillo fijarse en el grado de abandono de nuestros pueblos e intentar atajarlo, que empezar a hacer comisiones y subcomisiones de estudio que no conducen a nada? Y para muestra, un botón, mi pueblo.

Soy de la convicción de que para combatir la despoblación hay que acabar con el abandono del pueblo, pero ¿es necesaria crear una comisión para comprender que en mi pueblo con una travesía de la N-525 de kilometro y medio con un tráfico en agosto en hora punta que se aproxima a los 4000 vehículos no haya ni un solo paso de peatones? Recuerdo que esta carretera ya está desviada por la autovía, por tanto, el que tenga prisa irá por ella, salvo los que van a los pueblos de los valles que están muy próximos. Personas mayores, algunas discapacitadas, en silla de ruedas, con muletas, invidentes, se ven obligadas a diario a sortear esta dificultad para acudir al supermercado, a la farmacia o al consultorio (cuando el vicetodo de Castilla y León tenga a bien que haya médico) o simplemente a la biblioteca. Esto sin duda complica la convivencia. Que tenga en cuenta Fomento que nos estamos organizando para cortar la carretera este verano si no hay una solución satisfactoria.

¿Es necesaria otra comisión para suplir la falta de sintonía que tenemos en mi pueblo con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y para la que hay que ser un experto lector si se quieren interpretar bien sus escritos? Yo rogaría que a la vez que se publica el nuevo Plan Hidrológico 2021- 2027 se editase un manual de interpretación de siglas utilizadas para poder comprender con precisión el texto. Este nuevo plan sí va a afectar a algunos municipios y es necesario que en ellos se sepan las consecuencias que este modificado va a suponer. Las preguntas fluyen rápidamente: va a suponer un aumento de caudal a las harineras en detrimento del caudal ecológico ya establecido en el Plan anterior; va a demolerse la escollera, que nunca debió de hacerse en esas condiciones y sin información pública solicitada en aquel momento por la Oposición; se informará al pueblo por parte de la CHD para que sean aclarados algunos aspectos oscuros. Dudo que sea así, pero esperemos.

¿Se decidirán la consejera de Sanidad y el vicetodo de Castilla y León a abrir los consultorios médicos que tanta falta hacen en nuestros pueblos y que tan buena labor venían realizando o tendremos que seguir mendigando por teléfono esa sanidad de calidad que nos han arrebatado?

De momento, y como respuesta a la cumbre de Guarda, nuestro decorativo presidente de la Diputación ha impulsado ya la creación de una mesa de trabajo nacional de carácter técnico para atajar el dichoso asunto de la despoblación y aportar ideas para resolver problemas de conectividad, accesibilidad, prestación de servicios básicos, emprendimiento y dinamización económica. Como primera medida será llevar Internet a pueblos de más de 1000 habitantes en dos años. ¿Sabe el presidente los pueblos que hay en Zamora de esos habitantes y cuantos quedarán dentro de dos años? El mío, en una posición privilegiada, lo dudo a juzgar por la marcha que lleva. Pero sigan sacando conclusiones, haciendo informes, elaborando proyectos…

¿No sería mejor atender estas graves deficiencias primero, que son puro abandono que tantos trastornos provocan a los que allí intentamos vivir con un mínimo de comodidad? No creo que sea tan complicada alcanzar esta primera fase.