La actual crisis sanitaria que parece no remitir es la culpable del duro golpe económico, social y presupuestario que ha dejado KO, si no a todas las provincias que forman la comunidad autónoma de Castilla y León, sí a Zamora y a otras como Zamora, pongamos que hablo de Soria o de Ávila. Recuerda el presidente Mañueco que son muchas las empresas, pymes y autónomos que se han visto obligados a paralizar o replantear su actividad, priorizando gastos. Supongo que se refiere a Valladolid, puede que a Burgos y es posible que a Salamanca que bien conoce. Porque Zamora, lo que se dice esta capital y provincia, estamos paralizados, con una parálisis evidente en nuestras calles, en nuestras empresas, pymes y autónomos que siguen protestando, con razón y sin suerte.

Dice el presidente Mañueco que confía en que Castilla y León encabece la recuperación económica junto a otras comunidades. ¿Qué parte de Castilla y León, presidente? No creo que se refiera a Zamora donde vamos de mal en peor, de cierre en cierre, de huida en huida, esperando la salvación con uniforme militar que nunca llega porque los de Madrid no se ponen de acuerdo con los de Valladolid y los de Zamora pasan palabra, como ha hecho el Alcalde de esta noble y leal ciudad. No veo a Castilla y León encabezando nada de interés para los castellanos y leoneses y mucho menos su supervivencia. No veo nada que me insufle esperanza y la ilusión que empezamos a perder todos los zamoranos en esta ciudad vacía, en esta provincia vaciada de contenido porque tenemos unos políticos nefastos a izquierda y derecha que no saben gestionar el problemón que tenemos encima. Y eso reza para todos sin excepción posible

No comparto, no puedo compartir con el presidente Mañueco, en exceso optimista, esa aseveración suya sobre que la Comunidad en la que vivimos haya mostrado mayor resistencia que otras a la crisis económica provocada por el Covid-19. Me gustaría saber en qué se basa. ¿En indicadores elaborados por la propia Junta? No me valen. Cuando el presidente hable en estos términos que piense en ciudades y provincias como Zamora. El cambio será radical. Mucho viene por esta ciudad pero lo hace vestido con el terno oficial y rodeado de acólitos que no saben hacer otra cosa que dorarle la píldora, diciéndole lo bien que lo hace todo. Que se atreva a venir de incógnito y que hable con esta sociedad cansada de tanto imbécil como vive de la política y tanta imbecilidad con la que justifican el sueldo. Menos loas y más realidades, Presidente. Aquí, pinta muy mal.