Que no, que a la ambición morada no le viene su gusto por el dinero desde su ascenso al Olimpo del Gobierno. Cuando al comienzo de su meteórica carrera, engañaba a sus seguidores, la masa proletaria más proletaria, dándoles aquellas recomendaciones y diciéndoles aquellas cositas que atesoran las hemerotecas como oro en paño, Iglesias ya no era un muerto de hambre. Lo de la docencia era la excusa idónea para acercarse a la masa universitaria. Los engañó bien engañados, como ha seguido engañando a todos, incluidos sus socios de Gobierno. .

Entre los años 2012 y 2015, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (dejémoslo en Sepblac), detectó 67 ingresos sospechosos a 350 Global Media SL., la productora de Podemos y 23 transferencias no menos sospechosas al líder de Podemos, Pablo Iglesias. Ahora, en el Gobierno, Iglesias se pone las botas. No obstante llegó con los bolsillos llenos de dinero inyectado en sus cuentas por Irán y Venezuela. Sus eternos novios a los que niega reiteradamente, como hiciera Pedro, me refiero al Apóstol.

Sobre este asunto cada día salen más cosas a relucir pero parece que el personal no le da la menor importancia. Toca cebarse con el Rey Emérito y hasta que no lo despellejen vivo no paran. Las cantidades inyectadas al líder morado y a su productora no son una fruslería. La productora en cuestión recibió al menos 9.300.000 euros de empresas que recibían dinero directo de Irán. El Sepblac cifró en esa cantidad los ingresos realizados por las empresas sospechosas de blanqueo de capitales en la productora de la que cobraba Pablo Iglesias.

Pero es que, además, el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, recibió transferencias del dinero iraní de hasta 93.000 euros. La Agencia Tributaria debe dejarse ya de perseguir a los ‘pezqueñines’ y tratar de pescar a este pez gordo donde los haya. A muchos españoles nos gustaría saber si el Vice segundo tributó a Hacienda por esa pasta gansa. Como no podría ser de otra forma, Echenique y su maquinaria y no me refiero a su medio de transporte precisamente, han utilizado las redes sociales para tratar de desmentir lo que es una realidad como una pirámide de Egipto. Echenique aprovechó la coyuntura para arremeter con la furibundia que acredita contra los medios de comunicación que difunden estas y otras verdades que les resultan tan molestas.

No deja de ser curioso que la entidad bancaria más utilizada por Iglesias y Podemos para tramitar las transferencias bajo sospecha sea el Emirates National Bank of Dubai. Sin comentarios.