Hace un par de semanas, un excelente compañero del Partido y mejor amigo, me regaló una novela del escritor español, Lorenzo Silva, hacía tiempo que no consumía este tipo de literatura, que a menudo tensa la emoción del lector, pero esta me entusiasmó tanto que me la leí de dos atracones, uno en el tren de Salamanca-Tarragona y otro quitándome un par de tardes de playa.

Los protagonistas de la novela de Silva son un pequeño grupo de agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil que se formaron en los años de plomo de ETA para combatirla en su campo. Las páginas que le dedica al adiestramiento es un verdadero placer leerlas por su creatividad y por la imaginación de los instructores para hacer que parezcan pura casualidad situaciones elaboradas durante mucho tiempo.

Esta novela explica, con buenos detalles, las dificultades que tiene que superar un agente del Servicio de Inteligencia antes de que le den “apto” para ir por ahí haciendo investigaciones al mundo de la delincuencia organizada.

egún informaciones de la prensa, el Molt Honorable President, en catalá, del Parlament Cataluña, Roger Torrent, se enteró por el diario el País y por el británico The Guardiam, que su móvil había sido atacado sin su consentimiento en 2019 con un programa de fabricación israelí solo disponible por los Gobiernos y Cuerpos de Seguridad del Estado para combatir el crimen y el terrorismo. El Presidente Torrent, sin más investigaciones, inmediatamente dio por cierta la noticia y ha efectuado la correspondiente denuncia, no sé si por estar enfadado o asustado.

El Molt Honorable President, se ha puesto estupendo porque se ha creído que los españoles lo consideramos un peligro para la seguridad del Estado. No me haga reír, usted no ha superado la fase de “moscón de burra”, lo leí en la novela de Boris Pasternak, El Doctor Zhivago ¿de veras, usted cree que el Estado español es tan débil que se le puede hacer caer con picotazos de moscarda? Después del referéndum del 1-O parece que solo hay dos o tres moscardones que andan sueltos, aunque prófugos de la justicia. Que usted es el telemuñeco del fugado en Waterloo lo vamos a comprobar, una vez más, en poco tiempo, el suficiente para que lo coloque a usted en los primeros puesto de la lista en el nuevo partido para las próximas elecciones catalanas.

Ascolti noi, tengo entendido que eso de los espías está previsto para descubrir a los tipos que son un verdadero peligro para la sociedad y puestos a espiarle a usted ¿Qué van a descubrir? Los granos de alpiste que come su canario.

En mi pueblo hay un refrán que dice: “los duelos con pan son menos” debe ser por eso que no hay ningún nacionalista que haya renunciado a las prebendas de sus cargos. “Ay Señor, Señor”, la cabeza siente una cosa y el estómago otra,.

(*) Portavoz del PS0E en el Ayuntamiento de Peñausende.