26 de mayo de 2020
26.05.2020
La Opinión de Zamora

Buitres hambrientos

Es imposible evocar la palabra concordia acrecentando los errores

25.05.2020 | 23:34
Buitres hambrientos

Casi siempre junto a lo diverso se esboza la pluralidad. Aunque a decir verdad, muchas veces, no pasa de ser un proyecto ambicioso que a la mínima de cambio retoma al punto de partida y fracasa junto a la segmentación. Ante todo, es preciso darse cuenta, que lo desproporcionado (casi siempre) termina siendo absurdo. Claro sin la aportación del pensamiento, al final, todo se arroja junto a la guerra, la trifulca y la gresca.Nada nuevo...

Hay muchas personas con nostalgia de la antigüedad, junto al deseo de sus anhelos (opinión subjetiva) vive la anotación que turba la razón y tortura en vida. Pretender ir para atrás es fracasar de antemano. El pasado es flor seca en el ojal de una chaqueta apolillada; sí, de nada sirve darle memoria a lo que con debilidad se lleva el tiempo.

Lo reiterativo, buscándole bien los matices, pretende ser voz imperante, que a menudo se descompone junto a la experiencia de hablar. Los amores, absolutamente todos, se fraguan en el corazón; son sentimiento íntimo que no necesitan el vigor de ninguna palabra. Dicho lo dicho, añado, que junto a muchas cosas visibles solo existe el interés que no enseña su verdadera cara.

Se me antoja traer a "Mariana Pineda" de Federico García Lorca: ¿no va la cosa de banderas? El 26 de mayo de 1831 (sin ningún miramiento) ejecutaron a la joven Mariana. ¡Y solo tenía 26 años! ¿El motivo? Encontrar en su casa una bandera revolucionaria a medio bordar.

Los libros son un compendio de sabiduría, junto a ellos encontramos la revelación humilde que con voluntad nos acerca a las semejanzas humanas. Además, a su vera podemos ver las intenciones y los propósitos de todas las épocas. Son el bálsamo que cura la ignorancia y convierten en razón todo aquello catalogado de "naturaleza ofensiva". Me fascina el legado de Federico García Lorca, junto a varios de sus poemas he aprendido a entender mejor muchos aspectos de la vida; lo vehemente es tortura diaria, sin olvidar: los odios, despechos y rencores, entre otras cosas. Por lo tanto (sonrío) mejor seguir siendo fiel a Federico. Sí, sí, mucho mejor... Y entre tanta cosas que turban me hago mío su pensamiento: "En la bandera de la Libertad bordé el amor más grande de mi vida".

Hay personas que no han descubierto el vehículo que es un libro, sí, te acerca a todas las escenas posibles de la vida (y lo mejor) sin moverte del sitio. Muchas riñas (opinión subjetiva) son la ignorancia con necesidad de sonoridad, por lo tanto, es mejor ser persona integra, prudente y silenciosa, y no participar de ellas. No es el momento de ensalzar la disputa, ni de prescindir de la educación y las buenas formas, ni de representar absurdas escenas. Veo buitres hambrientos, que ven en cada cosa que sucede, una "pieza" para darse un banquete. Es imposible evocar la palabra concordia acrecentando los errores...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook