22 de mayo de 2020
22.05.2020
La Opinión de Zamora

Qué poco les importamos

Si los políticos dieran la talla sin esperar nada a cambio

21.05.2020 | 23:24
Qué poco les importamos

Cualquiera que en estos momentos intente de buena fe adentrarse en el enrevesado mundo de la política, para tratar de enterarse un poco de lo que está pasando en España, seguro que saldrá escaldado, decepcionado y tal vez con dolor de cabeza, pues si hay algo que no se puede soportar, y mucho menos ahora, es tener que convivir diariamente con la mentira, las falsedades, los engaños? Viendo como unos y otros se ponen zancadillas, se lanzan injurias e insidias sin el menor recato, y siempre, con el "y tú más?". Todas estas artimañas son a las que nos tienen acostumbrados tanto quienes están gobernando, como quienes, aprovechando los errores del Gobierno, esperan impacientes la ocasión de poder gobernar (siempre hay honrosas excepciones).

En momentos como el que estamos viviendo, si los políticos dieran la talla, igual que la están dando los sanitarios y muchos ciudadanos de a pie, que están echando una mano sin esperar nada a cambio, todos estarían arrimando el hombro y trabajando al unísono por un único objetivo, cual debiera ser, sacarnos cuanto antes y lo menos perjudicados posible de este bache en el que estamos inmersos.

Pero no, siguen obstinados en demostrarnos de que pasta están hechos, y prueba de ello es que, tal y como están las cosas, ni siquiera han sido capaces de rebajarse el sueldo, al menos, para solidarizarse con los miles de españoles que, desde que empezó el "estado de alarma", han tenido que "bajar la trapa" y quedarse en casa, sin poder producir, o sin poder ganarse un salario digno. Son tan torpes y tan egoístas que hasta en eso se les está viendo "el plumero".

¡Cuántos políticos hay que no se ganan ni la centésima parte de lo que se llevan al bolsillo cada mes! (insisto, siempre hay honrosas excepciones)

Si fuera posible que las normas que rigen el discurrir de la política las hicieran expertos en derecho, en economía y conocedores del funcionamiento de las instituciones, que pudieran asumir el compromiso de no dedicarse nunca a ella, "otro gallo cantaría", porque se acabarían las prebendas, los privilegios, las pensiones máximas vitalicias, las dietas por cruzar la acera...etc.

Qué tristeza produce comprobar lo poco que les importamos los ciudadanos a los políticos, en general, y a los gobernantes, en particular.

Espero que los españoles tomemos nota y estemos preparados para obrar en consecuencia, pues España tiene que despertar, para no volver a dejarse llevar por el poder de seducción y la palabrería de los que siempre están dispuestos a mentir con tal de alcanzar sus objetivos.

Comprobar que mienten es tarea fácil, solo hay que echar un vistazo a las hemerotecas y ver qué hacían y decían antes de llegar al poder, y qué hacen y dicen cuando ya lo tiene en sus manos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook