25 de octubre de 2019
25.10.2019
La Opinión de Zamora

Ignoramos nuesta verdadera estatura

Junto a la dureza de la vida, a veces, se desarrolla la pasividad

24.10.2019 | 20:32
Ignoramos nuesta verdadera estatura

El dolor tiene un cargo importante en la vida. La mayoría de las veces nos obliga a inspeccionar la relación que existe entre lo físico y lo mental. Hay muchas maneras de sufrir, no siempre tenemos consciencia de ellas; al lado del gris prolongado (casi siempre) aparece el negro. Junto a la dureza de la vida, a veces, se desarrolla la pasividad. Sí, la misma que por no sé qué razones, es incapaz de rebelarse, y opta por seguir sufriendo. Creo, que agotadas las decisiones, las exaltaciones no aparecen ni de lejos.

El sufrimiento no es problema de luz: muchas de las personas que sufren la tienen. Pero por circunstancias, múltiples y diversas, no siempre se entregan a la evidencia y son propósito de huida. El camino recto, el que desde niños nos han marcado, nos hace perder personalidad; muchas personas dispuestas (de la noche a la mañana) se vuelven indispuestas y sin lamentos (la mayoría de las veces) prefieren seguir sufriendo, además en silencio. ¡Qué de flemas nos tragamos y sin tener bronquitis!

No siempre es fácil deshacerse de las personas que quebrantan nuestra felicidad. Por naturaleza, vemos los vínculos con cierto "romanticismo" y en vez de buscar distancia, tratamos de buscar consuelo. ¿Creen qué todo aquello qué iniciamos tiene que durar siempre? Se acercan fechas llenas de hipocresía, y a la vez de franqueza; los supermercados ya tienen todo el asunto navideño a disposición del público. Me resulta divertido ver con el ingenio que venden la Navidad, y qué pronto empieza. Alabado sea el turrón (sonrío). Seamos honestos con nosotros mismos, y pensemos en el sufrimiento que nos proporcionan muchas personas cercanas y veamos con nitidez la síntesis del dolor. Es difícil decir la verdad de frente pero no es imposible... Hay personas que no están llamadas a condescencer; saben que muchas tentativas de humillación, a la larga, es circunstancia de dominio. Las familias, no todas, buscan su coartada para compensar el sufrimiento que se producen y a la larga (sonrío) llegan a ver el sufrimiento con cierto platonismo.

Es importante alejarse de las personas que nos hacen sufrir. Una persona infeliz es una persona comprimida entre la debilidad y la compensación. No, no está la vida para perderla; somos una breve historia escondida en el tiempo y que además duro poco. El sufrimiento es una hoguera humeante que lentamente nos va quemando...

Dijo Ana María Matute: "El mundo hay que fabricárselo uno mismo, hay que crear peldaños que te suban, que te saquen del pozo. Hay que inventar la vida porque acaba siendo verdad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook