13 de agosto de 2019
13.08.2019

La libertad de expresión y las polémicas

Estamos viviendo tiempos en los que la mediocridad se transmite a través del micrófono de la tecnología

12.08.2019 | 20:01

Entre la simplicidad se esconden las opiniones del orgullo que son pretexto de sectarismo. Las palabras que solo son énfasis de tono elevado, por lo general, son comentario que se necesita contar. ¿Saben? Estamos rodeados de personas, que siempre son ensayo de crítica y solo ponderan los suyo; estamos viviendo tiempos en los que la mediocridad se transmite a través del micrófono de la tecnología; todo, absolutamente todo, sirve para darle sentido a la sinrazón y ser trama maliciosa que al final se convierte en nada. Bueno sí, en algo muy básico y simple: la polémica.

Los impulsos son pobres pedantes que tienen prisa por hacerse hueco. Ya saben que todo lo que va con retraso, siempre llega haciendo ruido... En definitiva, confirmar la estupidez, es mostrar con descaro la mutilación de la inteligencia. ¿Somos dueños de nuestro pensamiento? Yo diría que no, y lo digo sin ningún tipo de reservas. La mayoría de las cosas que pensamos están inducidas por nuestro entorno; evidentemente, lo que nos rodea, tiene sobre nosotros un ejercicio moldeador y la mayoría de las cosas son dogmas aprendidos junto al efecto del apego. Qué cómodo es decir "me indigno al leer la prensa". ¿No será que usted se indigna con la libertad de expresión? Llevamos unos días potentes, fíjense si serán potentes (sonrío) que Richard Gere y Tangana, han conseguido levantar un buen vendaval ¡Y en pleno mes de agosto! Entre tantas bondades y finezas que tenemos los humanos, y no somos capaces de reconocernos en la semejanza...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook