14 de febrero de 2019
14.02.2019
Zamoreando

Terrorismo en las redes

El Daesh no ataca a todos los países, tiene el objetivo fijado en unos pocos y se emplea a fondo con ellos

13.02.2019 | 20:06
Terrorismo en las redes

El Daesh no se da por vencido. Cuenta con recursos suficientes para seguir atentando en medio mundo. No conforme con eso está inundando las redes, en especial Telegram, con manuales explícitos para cometer asesinatos y fabricar bombas con las que perpetrar atentados. Siempre hay algún 'alumno' aventajado que decide aplicar las enseñanzas y lanzarse por su cuenta a la aventura terrorista. Ya podemos andarnos con cuidado porque el enemigo está más vivo que nunca y posiblemente rearmándose y preparando a los lobos solitarios y a las células durmientes para que despierten de su letargo e inicien el proceso de matar y cuántas veces morir matando.

Los manuales que difunde el Daesh no tienen desperdicio. En ellos figuran desde cosas tan sencillas como romper el cristal de la ventanilla de un coche, para después lanzar una bomba en su interior o acuchillar a sus ocupantes, hasta la fabricación de bombas con elementos que se puedan encontrar en la basura o en los vertederos. De esa forma no se gastan ni un dólar en adquirir sofisticados elementos de muerte que utilizan para sembrar por doquier el terror y el dolor.

Lo que no puedo entender es que se les permita utilizar las redes para eso, tiene que haber algún tipo de cortapisa, tiene que haber algún tipo de cortafuegos que les impida acceder a las redes para adoctrinar, para montarse su particular 'amazon' y vender muerte y destrucción. ¿Es que no hay ninguna organización, ninguna institución, ningún organismo que acabe con tanta impunidad como disfrutan los asesinos? Menos mirarse el ombligo y más unir fuerzas para combatir al enemigo público número uno de todas las democracias y que no es otro que el Daesh o ISIS.

Al tanto porque el secretario general adjunto de la oficina de la ONU contra el Terrorismo ha presentado un informe señalando que esta banda yihadista sigue siendo "una organización global con liderazgo centralizado que incrementa su alcance con el retorno, la reubicación y la puesta en libertad de combatientes terroristas extranjeros". Ha hecho hincapié en un extremo que nos afecta y mucho a los españoles, "La radicalización en las prisiones es un reto, especialmente en Europa e Iraq". Las cárceles europeas y por ende las españolas están llenas de yihadistas, de radicales, de lobos solitarios y miembros de células durmientes deseosos de actuar.

Hay que tener en cuenta que según datos de la ONU, el Daesh controla entre 14.000 y 18.000 militantes, de los cuales unos 3.000 son extranjeros. Algunos de ellos de origen español. Entre las asonadas que un día sí y otro también nos 'dispensan' los separatistas catalanes, queriendo asaltar el poder legalmente constituido, empleando la violencia, provocando a las fuerzas del orden, y el fantasma del Isis que sigue vagando libre por todos los países del mundo, especialmente Europa, Francia, Reino Unido, España y Alemania aviados vamos. Aunque tampoco desdeñan repetir la hazaña de aquel septiembre marcado por el horror en Estados Unidos. Curiosamente el Daesh no ataca a todos los países, tiene el objetivo fijado en unos pocos y se emplea a fondo con ellos. No sabemos si aquellos que se van librando son una fuente de financiación para el ISIS o simplemente el líder yihadista no los considera relevantes. Cabe esperar que los manuales para cometer asesinatos que 'generosamente' y sin coste alguno ofrece el ISIS en las redes sociales acaben desapareciendo y que a quien corresponda la vigilancia y control empiece a ejercer sin contemplaciones. No vaya a ser que algún descerebrado se apunte a esas 'clases' gratuitas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook