01 de febrero de 2019
01.02.2019
Cartas de los lectores

Fariseos XXI

31.01.2019 | 19:54

La normal, y mínima, convivencia entre las personas se fundamenta, entre otros "pilares", en la confianza recíproca, en la buena fe, la "bona fides" del Derecho Romano como " un principio general del derecho, consistente en el estado mental de honradez, de convicción en cuanto a la verdad o exactitud de un asunto, hecho u opinión, título de propiedad, o la rectitud de una conducta", según la "Wiki"; en el espíritu de servicio hacía los demás, en la seriedad, especialmente en el cumplimiento y observancia de la "palabra dada", de lo firmado en los contratos, en el respeto y consideración entre todos, etc., etc., etc; y a todo ello, más si cabe, si se "presume y exterioriza" estentóreamente unas creencias religiosas, de unas ideologías políticas y sindicales que, precisamente, pregonan la fraternidad, lo que supone el evitar dañar al prójimo; lo que obviamente nadie quiere para sí.

Pues con bastante frecuencia, más de la que sería de desear, por decirlo de alguna manera, hay sujetos/as que por su apariencia física, su "verborrea", su "chistosidad", y demás "apariencias superficiales" pueden causar un cierto atractivo a quiénes tienen la desgracia de relacionarse con ellos/as, y poder verse "deslumbrados" de tanta "fermosura" y de tanta "palabrería" y, consecuentemente, fiarse de lo que "dicen" que normalmente está en contradicción con lo que hacen, lo que provoca, en aquellas personas que no han profundizado en la personalidad de tales sujetos/as, una confianza en ellos/as que tiene como corolario el engaño, el no cumplir la palabra dada, la indiscreción, la calumnia, la injuria, etc., en suma el daño indebido.

Y es que si se tuviera una profunda y sólida educación y madurez esos comportamientos hipócritas y "fariseos" quedarían inmediatamente al descubierto, poniendo en evidencia, con el desprestigio y desprecio subsiguiente, a quienes así se comportan. Y como siempre hay que tener en cuenta, que casi nunca sucede, lo que nos dicen nuestros mayores, lo que dicta la experiencia, la observación, el no "dejarse llevar por las apariencias", el profundizar en la forma de ser y de proceder de los demás.

Y como todo comportamiento humano el "fariseo", como "3. hipócrita. 4. Hombre injusto, cruel, inhumano", según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española; tiene consecuencia nefastas en las relaciones humanas, a pesar del dicho de que el ser humano es sociable por naturaleza, pues la desconfianza, los recelos, las reservas, etc., surgen, entorpeciendo, cuando no eliminando, la amistad; dificultando el trabajo en equipo, provocando reservas y recelos con respecto a los componentes de cualesquiera organizaciones de las que podamos formar parte; desprestigiando las actividades económicas, empresariales y jurídicas de sus titulares, al engañar a la clientela, lo que perjudica su existencia, pues con los medios informáticos, redes sociales, el boca-oreja tradicional, etc., se propaga la falta de ética de quién engaña y no cumple su parte del contrato, de quién se compromete en falso, etc.

Tengamos en cuenta que el mejor capital de un territorio; del cual depende su desarrollo económico y social, la creación de empresas, la inversión foránea, el crecimiento de la población, el aumento del empleo, etc.; es la calidad humana y profesional de sus habitantes, su seriedad, su hombría de bien, el cumplimiento de lo acordado?.

Y es que hay demasiados "sepulcros blanqueados"? expresión empleado por Jesús, según el Evangelio de San Mateo, respecto a quiénes, relucientes por fuera, son basura en su interior; "inconsecuentes con sus ideas"?.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook