12 de enero de 2019
12.01.2019

Mercados

El futuro del centro de abastos debería ser objeto de unas jornadas sobre su futuro

11.01.2019 | 21:01

Yo entiendo mercados y comercios en Zamora como un todo. La actuación que se haga en El Mercado de Abastos afecta a los comercios de alrededor, y la revitalización debe añadir algún uso paralelo, sea restauración, cultura o cualquier otro del interés de los pequeños comerciantes de la zona, a lo que añadir el plus de otro modelo de consumo para que nuestros productos cercanos tengan, al fin, su propia catedral.

Esto del Mercado de Abastos, cuyo retraso es responsabilidad no aclarada de cuántos gobiernos han existido, sufre un nuevo encontronazo, ahora con Zamora 10. Y como vendrán otros ediles en mayo y todo se retomará, en ese "hasta ver" de cada nueva legislatura, añadiendo con ello más retraso?Se me ocurre que nos dejemos el falso orgullo alguacil y aprovechemos la discrepancia para avanzar en una idea común en la que es imprescindible que opinen los que aspiran a ocuparlo. Y de paso comprendamos la envergadura del proyecto que el concejal responsable avala. Qué lujo sería unas jornadas de información y debate sobre el futuro mercado.

Los Mercados que podamos levantar en Zamora deben servir para sumar a ellos el Comercio Minorista necesitado de apoyo (40% autónomos, 767 centros, 5225 afiliados por cuenta ajena), que generase simbiosis entre comercio y turismo, favoreciera la participación y el asociacionismo, pudieran programarse cursos de formación profesional, plantearse ya una plataforma tecnológica compartida, la venta online, los actuales retos de ahorro energético, y una apuesta firme por la calidad de los productos desde el inicio hasta el fin de la cadena. Plantearse esto, no retrasa la obra, sino que es adelantarse al futuro para que al final, Nuestro Mercado, no se convierta en un recinto sin alma, incapaz de plantarle cara a las Grandes Superficies.

Se deben crear también, hasta en los barrios, Zonas de Mercado durante periodos populares de compras, como lo es la última fecha de navidad, pero con algo más de ambición, por ejemplo, limpiando Santa Clara y San Torcuato con el mismo esmero que el ayuntamiento se tomó para lavar Fray Toribio el día que desfiló el ejército por esa calle. Intermediar, como ayuntamiento, con los locales vacíos para que se alquilen con facilidad por unos días (uno de los problemas del comercio de Zamora son los alquileres que imponen los propietarios de los mismos, que con la pensión le basta, y prefieren tenerlos cerrados). ¿Qué ayuntamiento no desearía facilitar el papeleo por ayudar al Comercio Minorista de la misma forma que se presta a inaugurar una Gran Superficie? Y una vez limpios suelos y paredes, invitar a comercios de la periferia a exponer sus productos en stand dignos junto a los otros negocios de la zona, aprovechando, para todos, la afluencia de clientes. Organizar desfiles menos belicosos que con los que batalla el ayuntamiento últimamente. Y poner más luz, y techo de lona. Por ejemplo.

Los Mercados son ya el presente en otros lugares para la venta directa de los agricultores: productos de alta calidad, con precios más bajos para el consumidor, más el atractivo y acicate de hacer otro turismo. En Italia mueven ya, estos mercados, unos 6000 millones al año. Son mercados en donde también se programan eventos educativos, culturales, gastronómicos, de ciencia de la alimentación y la salud?Es decir, todo lo que se haga, con más inteligencia, con más participación y con miras más altas: una catedral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook