11 de octubre de 2018
11.10.2018
Desde los Tres Árboles

De bancos y miserias

Las oficinas bancarias se han convertido en puestos de mercadillo

11.10.2018 | 00:11
De bancos y miserias

De un tiempo acá, las oficinas bancarias se han convertido en peculiares puestos de mercadillo que cantan las excelencias de sus quincallas a voz en grito.

Ya no se limitan, como antaño, a captar depósitos y conceder préstamos. Hoy día las entidades financieras han salido a la calle con un muestrario de productos bajo el brazo y con la inquebrantable determinación de atrapar un colectivo al que endosarlos. Cosas del mercado, sin duda. O, tal vez, de la codicia. O del desconcierto que, según dicen, suele acompañar a un fin de milenio o del acierto de los dirigentes o de su incompetencia. No sé. Las razones del cambio se me escapan pero es evidente que el modelo bancario tradicional ha muerto.

Su desaparición forma parte de las profundas transformaciones que está sufriendo el sector y que, antes o después, darán a luz otras formas de gestión y distintos modos de negocio. Las contracciones ya han comenzado y el parto parece inminente pero se presenta difícil. Enredos sociales de todo tipo complican una gestación que desde la fecundación, allá a comienzos del nuevo siglo, está resultando traumática. Presiento que aún habrá que esperar un tiempo para el alumbramiento pero, en cualquier caso, no nos engañemos.

Nacerá una nueva banca, sí, pero mucho me temo que entre los banqueros que surjan del caos estarán los de siempre. Los que manipulan la economía a su antojo, los de las cláusulas suelo, los de las preferentes, los de los desahucios, los que se niegan a la "dación en pago", los de las retribuciones insultantes, los que sacan a bolsa bancos en situación de quiebra, los de las tarjetas "black", los prepotentes, los avarientos, los que nunca pierden, los que trafican con ventaja. Los antiguos mercaderes solo que, llegado el momento, reciclados convenientemente para seguir manteniendo poder y prebendas en el nuevo espacio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook