11 de abril de 2018
11.04.2018

Unión para el reparto de la riqueza

No tiene sentido que los políticos cobren la pensión máxima si no reúnen los requisitos para cobrarla

11.04.2018 | 00:09
Unión para el reparto de la riqueza

Si las llamadas izquierdas quisieran ganar alguna vez las elecciones, entonces, en vez de moderar el mensaje (para no asustar) deberían pedir lo que quiere el pueblo (que suele coincidir con lo que éste necesita).

Para ello deben formar una Plataforma Electoral, que juntaría (en torno a un programa) a todos aquellos grupos que tuvieran la determinación de llevarlo a cabo (no importándoles perder elección tras elección, mientras el pueblo no quiera ese programa).

El nombre de la plataforma no debe ser similar al de los partidos políticos de toda la vida, ni tan etéreo como los nombres de moda.

Debe ser explícito y un perfecto resumen de lo que pretende y ofrece, proponiéndose por tanto el de "Unión Para el Reparto de la Riqueza".

Y ello porque hoy día no hay justicia social que no se base en el reparto del dinero y de los bienes sociales, y no tanto en el reparto del trabajo únicamente.

En consecuencia, el programa inicial ( tú puedes aportar más) sería.

1.- Dotar a la ciudadanía de una Renta Universal Básica Individual (RUBI).

Esta RUBI se implantaría gradualmente, de abajo arriba (en la escala económico-social).

Ello supondría ir suprimiendo conceptos como pensiones de viudedad, orfandad, becas, incentivos, desgravaciones, subvenciones, etc. (Sin quitárselo a los actuales beneficiarios). En la idea de garantizarle a cada ciudadano (al margen de sus relaciones familiares) medios suficientes de subsistencia.

2.- Eliminación de las Diputaciones y el Senado.

Cuyas tareas son fáciles de asimilar por las autonomías y el Congreso respectivamente.

3.-Potenciación al máximo posible de los 4 pilares de la sociedad civil: Sanidad, Educación, Justica y Ley de Dependencia, que serian todos ellos de carácter público, por supuesto.

Ello se afrontaría reduciendo todos los demás gastos del Estado ( y nunca aquellos) para ajustar los presupuestos.

4.- Reducción de los salarios de los políticos y del personal eventual (aquellos que pagas tú y eligen los partidos), y reducción del número de estos.

Si en los grupos de izquierda, cada cargo púbico recibe para vivir menos dinero del que cobra (porque el resto va para su partido), es evidente que cualquier político puede trabajar con menor salario.

Y respecto al personal eventual es evidente que sobran muchos, y deben cobrar menos.

5.- Incremento del IRPF progresiva y gradualmente, según los ingresos anuales, hasta alcanzar un 66 % para los ingresos más elevados; con 30 tramos, a partir de los 20.000 euros de ingresos anuales.

Supresión de todo tipo de reducciones o gastos deducibles.

Hay que recaudar lo que se va a distribuir.

6. Retirada de la nacionalidad española, y expropiación de todos sus bienes en suelo patrio, para quienes hayan sacado ilegalmente dinero del país.

Quienes se enriquecen gracias al sacrificio de la sociedad española y no quieren pagar impuestos en España no deben ser españoles. Y sus bienes en territorio español deben ser expropiados sin indemnización.

7.- Salario mínimo de 14.000 euros al año (14 pagas de 1.000 euros), y máximo de 100.000 euros anuales (éste en las administraciones públicas). Que se incrementarían según el IPC real del año acabado, desde el momento de su implantación.

Incluido el rey mientras no haya república. El resto de la familia no cobraría nada salvo los jubilados aquello a lo que tengan derecho.

El funcionario que cobraría los 100.000 euros anuales sería únicamente el presidente del Gobierno ( y de ahí, para abajo, todos los funcionarios y cargos públicos o políticos).

Con advertencia a las entidades privadas, de cualquier tipo, de que si pagan a alguien más de esa cantidad, perderían todo derecho a ser rescatadas en caso de necesidad social.

8.-Nacionalización (tras control democrático) de las empresas que produzcan bienes o servicios fundamentales para la sociedad (electricidad, ferrocarriles, peajes, etc.).

Lo fundamental para vivir no puede depender del negocio de unos particulares a los que solo les interesa su ganancia.

10.- Creación de un Banco Público que compita libremente con los privados, y del cual seriamos, de alguna manera, accionistas todos los españoles, al recibir sus ganancias en forma de servicios sociales.

11.-Los matrimonios se asociarían mediante el sistema económico de separación de bienes por defecto (o sea, salvo que se solicite el de gananciales). Y habría obligatoriedad de hacer declaración conjunta respecto al IRPF, para los que elijan el régimen de gananciales.

12.- Primer apellido será el de la madre para los recién nacidos, sin opción a cambiarlo.

No hay mejor medida para recordar la importancia de la mujer en la estructura social actual.

13.- Celebración de un referendum entre Monarquía y República cada 10 años, salvo que gane la República, en cuyo caso se dará por zanjado el asunto.

14.- Celebración de referéndums en Cataluña, Euskadi y Galicia, para determinar qué grado de vinculación quieren tener con España (Autonomías dentro del Estado Español o Estados Federados con el Español).

15.- Celebración de un referéndum en las otras 14 autonomías (más Ceuta y Melilla) sobre si desean constituirse en una sola entidad política.

Dando la posibilidad de que esos territorios se unan en un sólo territorio desapareciendo las 16 administraciones paralelas actuales. Ese territorio producto de la fusión de las 14 autonomías más Ceuta y Melilla, se llamaría autonomía española o España.

16.- Abrir la posibilidad (conforme a los puntos 14 y 15) de que el Estado Federal Español lo conformaran los Estados de Cataluña, Euskadi, Galicia y España (Siendo éste el de las 14 autonomías restantes y Ceuta y Melilla).

17.- Todo lo trascendente se resolvería mediante referéndums en los que previamente se establecerían las condiciones para su validez (participación mínima, ventaja mínima necesaria de los votos que propugnan los cambios sobre los otros, etc.).

18.- Supresión de la promesa de fidelidad en el matrimonio Civil.

En ningún contrato público debe figurar lo que es un acto de mera voluntad que va contra natura.

19.- Reducción del número de Concejales a 3 en los Ayuntamientos donde ahora cuentan sólo con 7 o menos.

20.- Modificación de la Ley Electoral, con circunscripción electoral por provincias, pero repartos de los escaños (que serán proporcionales al número de habitantes) por un sistema directamente proporcional de los votos obtenidos en cada circunscripción.

Garantizando a cada provincia al menos un diputado, por el sencillo método de ver si alguna se queda sin ningún representante y de ser así, quitándoselo a la provincia con más representantes; pero nunca repartiendo de antemano uno por provincia.

21.- Creación de Jurados de Garantías Democráticas, que resolverían los abusos del Poder (negando documentación, o reuniones, etc.) con rapidez y sin complicarse la vida (es decir si hay que inhabilitar como cargo público a un denunciado, se hace y listo, que para eso hay cola de voluntarios para ser políticos).

Serían juzgados hiper especializados, como los de menores, violencia de género, etc.

22.- Supresión de privilegios a todos los políticos.

Por ejemplo No tiene sentido que cobren la pensión máxima si no reúnen los requisitos para cobrarla. Tampoco tiene razón de ser que se utilice la lógica ley que impide que el Poder pueda trasladar a un empleado público que es a su vez cargo público a otra localidad para fastidiarle, en el sentido contrario y resulte que se permita lo que ahora ocurre, que estando una persona en un destino o puesto de trabajo como funcionario, entonces, si consigue salir elegido cargo público (incluso mero concejal en su pueblo) pueda obtener una comisión de servicios para irse a vivir al lugar que le interesa (y donde salió elegido), y ello por delante de otros funcionarios con mas derechos.

23.- Elaboración de leyes estatales que permitan la remunicipalización de los servicios municipales, sin trabas burocráticas, ni económicas, ni legales.

24.- Anulación de los Concordatos con el Estado Vaticano o Iglesia Católica, para quitarle a ésta los privilegios fiscales y educativos de los que goza.

25.- Emisión de publicidad privada (cobrándola) en las televisiones públicas.

Así podrían salir gratis e incluso producir beneficios.

26.- Supresión de los conciertos educativos, empezando por los lugares donde haya suficiente número de plazas públicas en oferta.

27.- Supresión de selectividades, reválidas, evaluaciones, accesos a la universidad, o similares, salvo para los centros privados, en los que se mantendrían con el fin de controlar que se impartió la enseñanza y se pusieron las notas con equilibrio docente y ético.

28.- Que los políticos electos no puedan ponerse los sueldos en los plenos de sus administraciones, como ocurre ahora (salvo para bajarse los que la ley indicara).

Para ello se confeccionaría una Normativa que determinara en cada Ayuntamiento y Autonomía, cuáles serían los sueldos máximos, así como el número de liberados y de personal eventual, en función del número de habitantes del lugar a gobernar, y del estado de sus cuentas públicas.

La política no debe ser una carrera profesional fácil y bien pagada, si no un acto de servicio.

29.- El Colectivo de pensionistas, tras subir la pensión mínima a 14 pagas de1.000 ? cada una, será sometido anualmente a las subidas (de haberlas) de los funcionarios (ya que los son), y nunca a bajadas, en sus emolumentos.

NOTA: Este programa para el "reparto de la riqueza" queda abierto a nuevas aportaciones, tanto mías como de otros, que tras sugerirlas usted, me parezcan oportunas a mi.

Lo que no quita para que cuando se lleve a cabo el programa lo mejore la democracia de la Plataforma "Unión por el Reparto de la Riqueza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído