30 de agosto de 2017
30.08.2017
Recado

Agostoy el hecho

30.08.2017 | 00:27
Agostoy el hecho

Siempre he recelado de la sentencia de Ernst Jünger según la cual lo que al final nos iguala es que todo hombre puede matar a otro hombre. Creo más bien que es el simple hecho de la muerte el que nos iguala, y a la vez nos redime, al explicar todos los patéticos merodeos, frases, disfraces, historias, dramas, sedantes, importancias, mitos, excusas, roles y libretos que nos damos para tratar de eludir el "hecho", o hacerlo soportable en los días. Pero, a la vez, del "hecho" en sí debería venir la comprensión hacia el diferente: cualquier receta moral, sentimental, sexual, espiritual y hasta farmacológica que uno se busque para sobrevivir bajo el sol inclemente del "hecho" es igual de respetable, a condición de que no dañe a los demás. Todo lo anterior viene de la caída sobre mi cabeza de la dichosa frase en una relectura agosteña de Jünger, praxis nada recomendable. Pero ya casi acaba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook