25 de agosto de 2017
25.08.2017

Militares invisibles

Reflexión de un ignorante sobre una aparente ausencia

25.08.2017 | 00:09
Militares invisibles

Quienes fuimos niños en la posguerra recordamos la presencia de los militares por las calles como los demás ciudadanos. Andando el tiempo se hizo más discreta esta presencia, pero los uniformes formaron parte siempre de la normalidad, también con sus desfiles, efemérides, maniobras y acontecimientos patrióticos o religiosos.

Los soldados sin graduación eran casi habituales en parques o paseos y sus eventuales flirteos con jóvenes niñeras y domésticas, lo que hasta en la farándula tuvo su reflejo. Una realidad, en fin, asumida sin dificultad como representación de un sector que desempeñaba una función del todo necesaria y respetable.

Fueron durante décadas tiempos también del servicio militar obligatorio, con su nutrido anecdotario, sus chistes de guripas y sargentos, cuyo recuerdo para los mayores aún no ha concluido todavía. No hay duda de que la vieja "mili" como la Milicia Universitaria fueron escuelas de patriotismo, cultura, disciplina y compañerismo.

Resulta notable la relativa ausencia -no digamos en Cataluña- de la presencia militar en las calles, fenómeno del que el periodista ignora su razón, si es que la tiene. Como lo fue también la abolición del servicio militar obligatorio que dio paso a un modelo laboral y casi mercenario para nutrir los efectivos humanos.

No sé si decir que los desagradables acontecimientos de Cataluña, un cierto antimilitarismo que "vende" en algunos sectores y el relativo espíritu de taifas que nos aflige parece que reclaman que la milicia se vea un poco más. Ya veré si lo digo cualquier día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook