14 de agosto de 2017
14.08.2017

El busca del arca de Noé

El diluvio cubrió hasta las montañas más altas y todas las criaturas de la tierra murieron

14.08.2017 | 01:08
El busca del arca de Noé

En agosto de 1949, un estudiante holandés, de 18 años de edad, recibía autorización del Gobierno Turco para visitar la zona militar en que se halla el Monte Ararat, en la que unas expediciones británica y norteamericana iban a buscar los restos del Arca de Noé. El joven Hans Roozen se incorporaría a la expedición británica.

Más tarde, entre 1952 y 1955, después de varios viajes al Monte Ararat, el explorador francés Fernand Navarra encontró una viga de madera que aseguraba pertenecía al Arca de Noé.

Ya en abril de 2010, el documentalista chino Yeung Wing-Geung, integrante del grupo arqueológico turco-chino, proclamó: "No es seguro al cien por cien, pero sí al 99 por ciento, hemos encontrado el Arca de Noé". Aseguraba que las pruebas del carbono 14 indicaban que lo restos hallados tenía una antigüedad de 4.800 años. La Comunidad científica dijo que esa es la fecha aproximada en la que - según la Biblia - habría tenido lugar el Diluvio Universal, aunque lo vieron con bastante escepticismo.

El Monte Ararat ha sido sin embargo ampliamente aceptado en el Cristianismo, en Judaísmo y en el Islam como lugar de descanso del Arca de Noé.

La Biblia hebrea, según el Libro del Génesis, relata que Yahvé observó que los hombre se estaban multiplicando sobre la faz de la tierra y la violencia y la maldad crecían, llegando a ser tanta que Yahvé decidió destruir aquella generación.

Había un hombre justo llamado Noé, al que advirtió para que se salvara él y su familia. Yahvé le dijo a Noé que construyera una embarcación y que llevara con él a su esposa, a sus hijos Sem, Cam y Jafet y a las esposas de éstos. Podía llevar dos animales de cada especie, macho y hembra, de los cuales tomara y almacenara la comida necesaria.

Dijo Yahvé: - "Cuando termines el arca haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches y exterminaré a todos los seres que hice". El diluvio cubrió hasta las montañas más altas y todas las criaturas de la tierra murieron; solo Noé y los que estaban con él en el Arca sobrevivieron.

Cuando cesó de llover y las aguas se secaron sobre la tierra, Noé envió una paloma que regresó con una rama de olivo en el pico y entonces supo que las aguas se habían retirado.

Yahavé puso un arco iris en el cielo y prometió que no llovería más. Entonces Noé salió del Arca con toda su familia y los animales, y ofreció sacrificios a Yahvé. El Arca quedó abandonada en el Monte Ararat.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook