07 de agosto de 2017
07.08.2017
Recado

Tontos y señoritos

07.08.2017 | 00:10
Tontos y señoritos

Siendo yo niño no había turistas. Los únicos visitantes estivales eran madrileños y castellanos en general que se iban al Norte (nunca al Sur, ni a Levante) huyendo del calor. Como nos parecía que por su culpa todo estaba muy lleno, los llamábamos con desdén foriatos (lengua asturiana). Desde aquellos desaires tan leves -y hace más años que de la llegada de la Coca Cola- no recuerdo ningún desprecio al turista, como tal. Con ellos llegó a España en los años 60 del siglo XX el desarrollo económico, la apertura de costumbres y hasta el aprendizaje de idiomas. Hoy España sigue viviendo sobre todo del turismo, y, si un año baja un 10 %, el PIB se estanca y tenemos medio millón más de parados. Como da empleo a muchos inmigrantes, ese eslabón laboral débil sería el más dañado. Las agresiones al turismo por radicales de izquierda son, aparte de un desmán, una vergüenza para la inteligencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine