19 de junio de 2017
19.06.2017
ÚLTIMA HORA
Losnegociadores de la UE y Reino Unido pactan un texto sobre su futura relación

Alfonso V, el de los buenos fueros

El rey administró un reino que gozó de una gran estabilidad durante muchos años

19.06.2017 | 00:15
Alfonso V, el de los buenos fueros

Cuentan los historiadores que este rey, que había sucedido a su padre a la edad de cinco años bajo la tutela de su madre doña Elvira y de su ayo el Conde Menendo González tuvo a su lado al presbítero zamorano Sampiro, al que ratificó en el empleo de notario real, cargo que le había conferido el rey Bermudo II padre de Alfonso V, por su extraordinario talento.

Uno de los hijos de su ayo, Ramiro Menéndez, fue su "armiger regis", jefe de la Guardia real, personaje que siempre iba detrás del rey portando las armas de éste.

Alfonso V llegó a la mayoría de edad, catorce años, en el 1008, heredando un reino lleno de inestabilidad política. En Zamora y su comarca fue recobrándose, aunque pausadamente, de la importancia que había tenido con anterioridad. La Corte se asentó aquí en varios periodos, lo que hacía que el rey le prestara atención preferente.

Atendía en tanto el monarca a dar unidad y complemento a las leyes del reino dando cuerpo al conjunto de normas, lo que le valió el título de "el de los Buenos Fueros". Dio una colección ordenada en el Concilio de León del año 1020, la cual contiene trece cánones que son verdaderas leyes aplicables a todo el reino, cuyo código es conocido como "Fuero de León"

Consagrado el buen rey Alfonso a esta provechosa tarea legislativa, afirmaronse más y más la seguridad de la vida y de las instituciones. Pero en 1026 Hissen II, último califa de los Omniadas, promovió guerra contra el leonés, por lo que el rey Alfonso organizó una expedición sobre la Lusitania y partiendo de la ciudad zamorana puso sitio a Viseu, donde al salir a practicar un reconocimiento recibió un flechazo que le produjo la muerte, en mayo de 1027.

Su cadáver fue llevado a la ciudad de León y sepultado en el panteón de reyes de San Isidoro de León, en compañía de sus padres. El sepulcro de piedra en el que fue depositado el cadáver del rey Alfonso V se conserva en la actualidad y en su cubierta aparece esculpida la siguiente inscripción latina: "H. Iacet Adefonsus qui populatit legionem.. et deditbonos foros et fecit/ecclesiam hanc lvto et latere habvit praelia com/sarracenis, et interfectus, est sagitta apud viseum/portugal fuit filius veremundi ordonii/obit era m sexagesima quinta III nas m.".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook