03 de junio de 2017
03.06.2017
ÚLTIMA HORA
Muere Calvo Serraller, exdirector del Prado y referente en el mundo del arte
La columna del lector

La paz

03.06.2017 | 02:34

Dona nobis pacem ( danos paz ). La paz es el estado más ansiado, más deseado de las personas, pues, afecta a nuestro estado de ánimo, a nuestro espíritu y cundo tenemos paz interior, nuestro sistema físico y psíquico va bien, funciona estupendamente.

Hemos de procurar siempre la paz allí donde estemos, en nuestro trabajo, en nuestras relaciones con los demás y proporcionar paz en nuestro entorno. Recuerdo que la escritora austríaca Marie Von Ebner Eschenbach decía : "Solamente puedes tener paz si tú la proporcionas".

La paz tiene que surgir de nuestro buen estado de ánimo, de nuestra coherencia con lo que pensamos y como actuamos, tratando de no causar daño a nadie y perdonando a quien nos ha hecho daño. Si queremos tener paz interior debemos desterrar de nuestros pensamientos el rencor, el odio, la envidia, y cualquier sentimiento negativo que pueda amargar nuestra existencia, lo cual no es fácil, pero hemos de ejercitarnos en el perdón.

Somos humanos, cometemos errores, podemos sin querer hacer daño a personas de nuestro entorno o ella no lo pueden hacer y a veces no es fácil encajar estas situaciones, especialmente cuando existen actos de humillación, o decepción, ahí más que en otros aspectos se requiere una gran capacidad para perdonar y olvidar el daño que nos han causado.

La paz de espíritu, debemos de tratar de ejercitarla constantemente , pues, no podemos vivir sin paz en un mundo que corre cada día a más velocidad en el que la maldad, atentados y actos oscuros están a la orden del día.

Hemos de perder la desconfianza y actuar con libertad de espíritu, hemos de dedicar diariamente unos minutos a pensar y a pensar en positivo y a repetir "la paz interior me produce bienestar".

Un tema muy importante es el tener confianza en nosotros mismos y procurar alejar de nosotros las inseguridades que, en estos tiempos no producen las nuevas tecnologías, la inseguridad en el mantenimiento del puesto de trabajo, la inseguridad de no poder llegar a fin de mes...

En una sociedad como la actual, donde el estrés está en el ambiente; la meditación, la relajación y el descanso mental nos ha de ayudar la paz interior para su posterior exteriorización. Hemos de comprometernos con la paz interior, su logro, sabemos que no es fácil, en el día a día y máxime con el ajetreo actual.

La vida cada vez más está llena de de dificultades y problemas y hemos de aprender a afrontarlos. Reflexiona y dale a tu vida un momento de paz.

Hace unos días escribía una columna sobre el ruido y decía que hemos de evitar los ruidos de todo tipo, para encontrar la paz que reconforte nuestro espíritu y así logar la paz espiritual y serenidad de corazón. La paz viene de adentro, no la busques afuera. Querido lectores, con estas líneas, simplemente quiero que reflexionen sobre la paz, tan necesaria en nuestras vidas y en nuestro mundo.

Les recomiendo que siempre que puedan escuchen música relajante, les será de gran ayuda.

La paz sea con ustedes

Pedro Bécares de Lera

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook