24 de febrero de 2017
24.02.2017

IU, la cueva y el programa electoral

Las ideas valientes deben ser debatidas en el seno interno antes de lanzarlas en debates televisivos

24.02.2017 | 11:48
IU, la cueva y el programa electoral

IU es Izquierda Unida, y la Cueva es el nombre bajo el que se agrupan un mini grupo de militantes que se dedican de lleno a difundir, amplificar y mejorar, los mensajes de IU.

Podría suponerse pues que la Cueva no es más que el nombre simpático de lo que siempre se llamó gabinete de prensa.

Pero no es así, porque ahora hay un componente añadido respecto al mundo de la difusión, que son las redes sociales, con todas sus peculiaridades.

La filosofía de la Cueva es que en los tiempos que corren (donde el púlpito no está sólo en el templo, sino que incluso grupos políticos, como IU, no tienen ni templo, ni púlpito), en estas circunstancias, la comunicación, según la Cueva, debe producirse así: por un lado la Cueva debe amplificar y multiplicar el mensaje ideológico (criterios generales y propuestas concretas) que emitan los cargos y las bases de IU.

Pero también, y esta es la novedad, la Cueva tiene la obligación de sugerir momentos y temas a difundir en cada momento. Resumido, se podría decir que la Cueva no debe limitarse a ser el eco de las palabras de los líderes, sino que también, y en cada ámbito, la Cueva debe ser el "apuntador" de lo que los portavoces hagan y digan. (Apuntador: Dícese de quien en el teatro recuerda, por lo bajo, los textos al actor).

Y es aquí donde quiero hacer una aportación.

Si repasamos los últimos tiempos, vemos que los medios informativos del capital (grandes cadenas de televisión) son represores en lo fundamental, pero ofrecen grietas (ganas de hacer negocio) con lo circunstancial.Y así vemos que como está de moda la política, tienen programas de debate político a los que llevan a los que quieren ellos, pero también a quienes dicen cosas "sorprendentes".

Pues bien, ante esto, considero que IU debe hacer los debates sobre los programas electorales, separándolos de los congresos o asambleas.

Es más estos debates, (que pueden situarse a mitad de cada legislatura o cada mandato de una federación) deben estar separados de la elección de dirigentes (para no sufrir el consiguiente y lógico eclipse que tapa el programa). Además debe ser un proceso muy abierto (con documentos en blanco para escribir sobre ellos, y no para cambiar una comita con una enmienda insulsa). Ese proceso desembocaría en una Asamblea Nacional que pariría un borrador.

Dicho borrador, como su nombre indica, sería "pasado a limpio" o limpiado, en el Congreso correspondiente.

Lo mismo que si luego se va en coalición se supone que sería a su vez retocado o maquillado. ¿Y dónde está la novedad de este plan, salvo alargar el proceso?

En que ideas valientes (que serían noticia y motivo para que nuestros líderes sean llamados a los debates televisivos) se pondrían sobre la mesa, originando la natural batalla de ideas entre las bases de IU, y sobre todo en la sociedad.

Se ponen unos ejemplos:

¿Por qué IU no defiende que el primer apellido de cada bebé sea el de la madre y no el del padre?

¿Por qué IU no propone que en la España, donde así no es, en cada matrimonio se establezca que el régimen económico sea la separación de bienes?.

En su día, IU afrontó con tanta timidez la supresión de la mili (algunos compas querían un ejército revolucionario) que se nos adelantó el PP. Que no se repita que la vanguardia del proletariado vaya tan delante que no comunique con éste.

Gracias a este proceso, ideas que parecen buenas pero tememos que nos quiten votos, serían sometidas a tales debates, que permitirían discernir si el paso está maduro o no.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine