18 de enero de 2017
18.01.2017

Zamoranos que dejan huella (III)

Personas que dejaron su huella en la historia más reciente de la provincia

18.01.2017 | 00:21

En los dos primeros artículos sobre este tema, y publicados en este periódico, relacioné a una serie de personas ilustres que tuve la suerte de conocer en Zamora y que dejaron infinidad de conocimientos en mi persona y en nuestra provincia. Quedaron fuera por tanto otras personalidades relevantes, ampliamente reconocidas en la historia reciente zamorana, a las que no tuve la fortuna de conocer personalmente o que no tuvieron esa trascendencia tan decisiva en mi persona, pero a las que ahora me gustaría citar dentro de una nueva serie de personajes principales de Zamora que han destacado en su devenir más cercano.

Siguiendo el orden alfabético de su primer apellido serían:

Joaquín Díaz González. Nació en Zamora en el año 1947. Musicólogo, investigador y folclorista afincado en Valladolid y principalmente en el municipio de Urueña, localidad cercana a Toro, con una bien conservada muralla medieval que rodea la ciudad y unos edificios totalmente restaurados. De una manera destacada ha recopilado la música tradicional de Castilla y León, así como sus leyendas, cuentos y romances. Tiene editados numerosos discos y libros. Ha recibido premios, como el de Castilla y León de Humanidades y Ciencias Sociales.

Jesús Hilario Tundidor. Poeta de gran prestigio. Nació en Zamora en 1935. Formó parte del "Grupo de los 60". Reside habitualmente en Madrid. Estudió la enseñanza secundaria en el Instituto Claudio Moyano, jugando al fútbol en todas las horas libres con compañeros como Claudio Rodríguez y con quien suscribe estas líneas. Después pasó a estudiar Magisterio e Historia. Ninguno sospechábamos entonces que aquel portero alto y fuerte llegara a ser el gran escritor y poeta que es Hilario en la actualidad. Recibió el Premio Adonais en 1962 y en 2013 el Premio de Castilla y León de las Letras. También ha obtenido el Premio El Álamo en 1969 y el Esquío en 1981. Y todo esto con la sencillez de un franciscano.

José Iglesias Fernández (Joseíto). Jugador de fútbol de gran prestigio en toda España. Nació en Zamora en el año 1926 y murió en Granada en 2007. Empezó jugando en el Zamora, pasando después al Salamanca, Valladolid y Racing de Santander. En 1951 fichó por el Real Madrid con el que fue campeón de liga en cuatro ocasiones y cuatro veces campeón dela Copa de Europa, jugando al lado de Rial, Gento, Puscas, Di Stéfano, Kopa, y otros muchos jugadores. Fue internacional contra Alemania en 1962. El único futbolista zamorano que ha sido internacional y ha destacado en este deporte de masas. Fue envidiado en su momento por el gran tiro que tenía en sus dos piernas. También fue entrenador de numerosos equipos, una vez que se retiró del fútbol activo.

Baltasar Lobo Casquero. Escultor de gran prestigio internacional. Nació en Cerecinos de Campos en 1910. Estudió talla en diversos talleres de escultores. También asistió como alumno a la Escuela de Artes y Oficios de Valladolid. La Diputación de Zamora lo subvencionó con una beca en 1927, estudiado en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Después se trasladó a París donde se hizo famoso al lado de grandes artistas como Picasso. En sus declaraciones siempre agradeció la ayuda de la Diputación de Zamora, a la que quiso recompensar regalándole una escultura sobre la maternidad que se encuentra en el Palacio Provincial. Como anécdota tenemos que recordar que Patrimonio Nacional quiso quedarse con la citada escultura. La Diputación de Zamora no lo consintió y logró traerla a Zamora. Tuve la suerte de conocer al sobresaliente escultor en el homenaje que se le hizo en su pueblo natal, donde pude entablar una conversación sobre su trayectoria profesional. En Zamora vive una sobrina que sigue muy de cerca la futura construcción del museo que se prometió en su día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook