09 de noviembre de 2016
09.11.2016
La columna del lector

Queridos profesores, nuestros deberes (y II)

09.11.2016 | 00:19

Por qué en otros países ya se ha abordado el tema de los deberes? Mirando hemeroteca, en el 2008 hubo una regularización de los deberes en el Reino Unido, y fue a propuesta del profesorado, tras escuchar a las familias, que eran demasiados. En 2012 en Francia sí se hizo una huelga de deberes. Se empezó un lunes y estuvieron durante 10 días exigiendo su eliminación. Hoy en Francia los deberes están prohibidos por Ley. Eso fue una huelga y no la petición española de #no a los deberes y "la búsqueda de tiempo libre para los niños/as". En Finlandia y regiones de Alemania no existen deberes, se acaban en los centros educativos. Sí trabajos para incentivar las "competencias" de investigación y trabajo en equipo demandadas por las empresas cuando se busca empleo.

En esta semana, en Francia se va a aprobar una ley que va a impedir que las empresas manden correos electrónicos y whatsaps a sus empleados una vez acaben su jornada laboral. Pobres madres y padres, que se aguanten. Nadie habla por miedo al despido. Pero sus representantes sindicales han presionado al gobierno para que se regule (como Ceapa con los niños y las familias). ¿Quién manda meter las narices a unos sindicatos en la relación empresario-empleado? Tomemos nota para con nuestros hijos.

¿Las madres y padres europeos son peores que nosotros, han hecho peticiones demagógicas? Creo que no, así les va en los rankings. Son familias del siglo XXI, que apuestan por un sistema educativo moderno. ¿Qué les decimos a esos docentes, tanto en la escuela pública como en la concertada, que llevan apostando desde hace años por no mandar deberes y cuyo nivel educativo no ha disminuido? ¿A profesores como César Bona (considerado el mejor profesor de España y uno de los 50 mejores del mundo, y reconocido con numerosos premios por sus proyectos con sus alumnos) y otros que apuestan por una escuela motivadora, en que los deberes no deben ser repetitivos y memorísticos, y que están en contra de los mismos en Infantil y los primeros años de Primaria? ¿Qué le decimos a Eva Bailén y su campaña en la que denunciaba la sobrecarga de tareas en los niños? ¿Y de la campaña de IKEA?

También se han manifestado ideas, como que lo que queremos los padres es no atender a nuestros hijos, hacer nuestra vida y que no nos molesten. Estoy de acuerdo que seríamos malos progenitores, pero en la mayoría de los casos no es así.

Familias que piden deberes, y en algunos casos, para que los progenitores no sean molestados o no saben ejercer su función como padres o madres. Como la exposición de una madre, cuyo argumento para pedir deberes era que no sabía cómo quitar a su hija de la videoconsola. Y era de los primeros cursos de primaria. Horror, para aquellos compañeros de su hija.

No se quiere entender que nuestro éxito educativo no depende de más deberes, sino de una manera distinta de enfocarlos. España es el quinto país europeo con más deberes, pero estamos a la cabeza del abandono temprano del sistema educativo y de fracaso escolar.

Con la Lomce han aumentado el número de materias y el currículum. El profesorado ha pasado de enseñar a ser burócratas y administrativos de la administración. El tiempo de las clases ha disminuido a 50 minutos. Con las pruebas diagnósticas de 3º y 6º de Primaria el currículum debe impartirse ya no en 9 meses, sino en 8 e incluso menos, 7 meses y medio, ya que hay que preparar a los chavales para superar la "prueba diagnóstica". Al final la materia hay que darla y el tiempo es el que se tiene. Que cada uno reflexione. Se desvirtúa la labor del docente, pasando a ser un preparador de obstáculos.

También las familias tenemos que reflexionar, pues los docentes se encuentran con padres que solo exigen, no dialogan y creen que sus hijos son los mejores del mundo.

Este fin de semana ha sido de reflexión. Muchas organizaciones de familias y medios de comunicación de otros países se han puesto en contacto con Ceapa, pues tienen la misma situación. Un sistema educativo arcaico, repetitivo, memorístico, no motivador, del siglo XX o XIX y sobrecargado de deberes.

El debate está encima de la mesa. Diálogo en los centros educativos entre familias y profesorado, pues al final siempre son los niños/as el bien común. Espero que en el futuro podamos seguir diciendo "Queridos profesores".

José Antonio Felipe.

Presidente provincial de la Federación de Asociaciones de Padres

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine