20 de octubre de 2016
20.10.2016
La columna del lector

Carta de un peregrino

20.10.2016 | 00:34

Mi idea de un peregrino era la de un seguidor de Jesucristo y en este camino he comprobado que esta esencia se ha perdido. En todos los lugares cobran y se hace muchísimo negocio, cuando un peregrino siempre ha representado a un mendigo que busca encontrar su verdad interior y en los avatares del camino va pidiendo a vecinos y buscándose la vida en el campo, ahí radica el crecimiento interior y espiritual, y que para mi gusto jamás debería perderse en un negocio.

El camino es algo muy hermoso por la gente que se conoce de todos los lugares del mundo y que tan necesario es para nuestro avance en este mundo tan materialista, donde esta cercanía se ha perdido por aparatos que nos hacen cada vez más infelices, móviles, televisión y demás.

Otra maravilla que hace que conectemos con nosotros es la naturaleza y todos los regalos que Dios ha dejado en este camino, que para mí ha sido un avance brutal en mi vida.

Ricardo David Barea Aguilera (Córdoba)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine