10 de septiembre de 2016
10.09.2016
La columna del lector

Para no ir a unas terceras elecciones

10.09.2016 | 00:42

Para no ir a unas terceras elecciones, bastaría que algún diputado extremeño, andaluz, castellanomanchego, valenciano o aragonés, uno o dos por cada una de esas autonomías que están hartas y tienen responsabilidad de gobierno, cedieran, y saldrían esas 6 abstenciones que bastan para que haya gobierno en España, algo que ya es urgente.

Con esta solución, Pedro Sánchez y el PSOE mantendrían su "no es no", salvo un cambio radical en un próximo Congreso Federal, y tras los resultados de las elecciones autonómicas gallegas y vascas. Salvarían su particular coherencia, que prescinde del sentido práctico de beneficiar al conjunto de España, anteponiendo personalismos y, en segundo lugar, por el temor a que dejar gobernar al PP suponga un duro castigo y beneficie a Podemos.

Las maniobras para lograr las abstenciones son de diversa índole. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, la presidenta del PP, Isabel Bonig, ha propuesto que los 11 diputados de socialistas y Compromís faciliten la investidura de Rajoy a cambio de una mejora en la financiación autonómica, y similares maniobras están llevando a cabo empresarios valencianos, confiando en la abstención de Compromís y del PNV. Todo un tablero de ajedrez.

Pablo Iglesias reiteró que sí cabe otra alternativa a que gobierne Rajoy, y echa en cara a Sánchez que lo que busca son unas terceras elecciones.

Confío en que ni surja otra alternativa -no la hay sensata- ni haya terceras elecciones, porque haya 6 diputados que se abstengan. Les pesa más la responsabilidad que la disciplina de su partido, y todo depende de Susana Díaz y los barones socialistas que gobiernan en las comunidades autónomas. Recuerdo que no solo se están moviendo los políticos, sino también los empresarios.

Pedro García

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine