29 de febrero de 2016
29.02.2016

Semanario

De una u otra manera, Sánchez será presidente del Gobierno para cambiar la Constitución

29.02.2016 | 01:03
Semanario

Año bisiesto, año siniestro y encima un 29 de febrero para decidir las cuitas de una semana previa a las tradicionales de pasión y santa y también la festivalera que se ha sacado de la manga la sacerdotisa Carmena. Para Pascuas nos habrán hecho las pascuas. A ver qué calendario prescriben esta mañana -pridie, el día antes de las kalendas de marzo- para unas jornadas tasadas.

Hoy, pastelean.

Mañana, mitin de investidura.

El miércoles, todos ponen a parir a Sánchez que fracasa, ya con las doce de Cenicienta en el reloj.

Jueves, a reponer fuerzas: los diputados no son Hércules y tres días seguidos de escaño pueden dejar sus señoriales posaderas hechas fosfatina.

Viernes, minidebate y también con Cenicienta descalza Sánchez es elegido presidente. Bueno, es posible que todo ocurra el sábado técnicamente -a las dos o las tres de la madrugada- o de lleno.

O quizá no sea elegido y venga semana de pasión, santa, festivalera, pascual y no lo que haga falta.

A mi juicio, y lo vengo diciendo desde septiembre, Sánchez va a ser el próximo presidente del Gobierno. O él o Rajoy que tiene tantas posibilidades como Manolín el Pinzu por poner un ejemplo. Sánchez presidente y no para desarrollar ese pacto con Ciudadanos de mil copias distintas si no para cambiar la Constitución y que catalanes et alii se independicen de la ley a ley, según la doctrina Fernández-Miranda. Sí, año siniestro.

(Para la terapia de esta semana se recomienda vivamente "La danza de las sílfides", de Berlioz).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine