03 de abril de 2015
03.04.2015

¿Se ha preocupado la ciudad por el entorno de la Catedral?

Tanto para el barrio de Olivares como para esta zona es vital facilitar su acceso

02.04.2015 | 23:37
¿Se ha preocupado la ciudad por el entorno de la Catedral?

La historia de la atención que ha dedicado la ciudad a este lugar emblemático que es el entorno de la Catedral, centro por antonomasia de la ciudad a lo largo de los últimos cincuenta años del pasado siglo, se puede resumir brevemente.

El entorno sufre una condición de espacio apartado de la vida de la ciudad, "desmemoriado" para la mayoría de los ciudadanos. Allí se traen los desechos arqueológicos de los Jerónimos para que gane empaque el paraje y llenar eso tan peligroso como es un espacio vacío. Es terreno barato, así que se construye junto a la fortaleza el Laboratorio Municipal, se trazan los jardines, se construye una pérgola elevada porque sobra tierra y así se llega hasta casi finales del siglo. El Castillo en todo este tiempo aloja una Escuela de Artes y Oficios, lo que da cierta vida al Parque en las horas de recreo. Pero a los estetas nos escandalizaba ver los edificios docentes incrustados en el patio, y con un tejado de uralita. Cuando se abre la Universidad Laboral desaparecen los edificios intrusos y con ellos la muchachada del Castillo. Parece que así quedábamos tan contentos.

Mayor soledad no cabía, porque al colegio al que yo iba nos mandaban allí de recreo, pero este se traslada a la zona del Cuartel Viejo en el año 1942. Solo quedaban ya los únicos supervivientes para contarlo: los canónigos con su breviario.

El estudio medioambiental

Tienen que pasar más de treinta años de soledad del parque para que en el año 1987, y por iniciativa de la Unión Europea, se realizase un Estudio de Adecuación Ambiental del entorno de la Catedral de Zamora y el Castillo. Era una primera aproximación para poner sobre un plano las características de la ordenación existente, y de señalar los problemas más inmediatos a resolver y sugerir las actuaciones necesarias, principalmente infraestructuras, conducciones, urbanización? El encargo afectaba a las dos ciudades vecinas: Braganza y Zamora, que por la semejanza de los emplazamientos adolecían de problemas análogos. En Braganza se realizaron las obras para mejorar su complicado acceso al Castillo y se llevaron a cabo los trabajos de urbanización. En Zamora no se hace nada, a pesar de que la propuesta había sido aprobada en la Comisión de Patrimonio. Éramos conscientes de la obligada espera a la redacción del Plan General. Cuando este llega, pasa por alto sobre el tema y no le dedica atención alguna. Esta fecha es la que marcará la política de los sucesivos gobiernos municipales. (Que aquí no se juega con las cosas de comer y lo primero es el buen provecho?).

El estudio ambiental tenía un alcance limitado, en realidad era un ensayo previo de recogida de datos para ser integrados posteriormente en un documento con medidas de planeamiento más complejas. El estudio abordaba algunos aspectos novedosos como la transformación de los espacios de acogida y los equipamientos necesarios para atención a los visitantes, y para ello introducía elementos arquitectónicos para solventar estas nuevas necesidades y para configurar los espacios libres procurando el protagonismo de las nuevas arquitecturas en los espacios trazados. Algo de este Plan puede verse en mi blogspot de Internet. Pero el tiempo no pasa en balde y los contenidos del Estudio se han quedado cortos frente a las demandas que no estaban explicitadas o de nuevo tipo ante el protagonismo de los agentes inmobiliarios. Me referiré solo a aspectos básicos, y de los que no se ha hablado hasta ahora. En primer lugar y lo mismo que se ha tratado el tema de las conexiones entre la ciudad alta y la baja de fuera de murallas, aquí con mas razón se presenta este tema. Tanto para el barrio de Olivares, como para este entorno es vital facilitar su acceso de la forma más eficaz y hacer viable y de forma cotidiana este uso. No cabe duda que es un envite complejo, pero ciudades como Toledo y en zona tan sensible como esta, han dispuesto de una pista rodante, que une la zona alta del Alcázar con un parque fuera de murallas en el que hay un aparcamiento de vehículos. Este dispositivo facilitaría el acceso a los visitantes turísticos, pero los beneficiados principales serían los habitantes del barrio de Olivares. Así que se preparen estos vecinos para empezar a pedir porque ya se sabe que el que no llora?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook