Peñas y peñistas han contribuido un año más a engrandecer el de por si ya magnífico programa festivo ofrecido por el Ayuntamiento de Tábara. Matrícula de honor a la decana peña Cosa Nostra que celebró sus treinta años animando y disfrutando de las fiestas. El grupo de ya no tan jóvenes amigos continúa dando el callo año tras año en la celebración de La Asunción desde el lejano 1983 cuando echaron a andar en un local alumbrado con velas y la música de una casete a pilas; fundada por varios amigos decididos a crear un colectivo para poder disfrutar al máximo de los festejos. De los pioneros aún aguanta un núcleo duro que asiste impasible al paso del tiempo disfrutando cada año de las fiestas del pueblo junto con el resto de los miembros.

Desde sus comienzos la indumentaria fue blanca con rótulos en negro, que aún se mantiene, aunque incorporando nuevas formas y prendas, siempre que se hace necesario, como este año, un forro polar, para las frescas últimas horas de la madrugada. Desde siempre Cosa Nostra ha colaborado, ayudado y organizado actividades unas veces para el resto de la juventud, (principios del fútbol sala interpeñas), otras para los mayores (concursos de baile), y ahora para los más pequeños, echando una mano. Cosa Nostra y cada una de las peñas y peñistas se merecen un monumento al ser y saber estar, convirtiéndose junto a vecinos, emigrantes, autoridades y foráneos en el alma , corazón y vida de Tábara y sus fiestas: la unión, cómo no, hace la fuerza.