Mi desconocido y poco admirado señor don Alejandro Fábregas Carné, jugador de la Selección Olímpica Española de Hockey sobre hierba:

Después de leer y escuchar sus declaraciones, diciendo: «Mi sentimiento es catalán; juego con España porque no tengo otra opción». Como español y zamorano, he sacado varias conclusiones.

1º Señor Fábregas; Sí tiene otra opción, no ir a las olimpiadas y ser consecuente con sus pensamientos.

2º Señor Fábregas, espere usted sentado a que el C.O.I. deje ir a las selecciones catalanas a las Olimpiadas; Quizá dentro de cincuenta o sesenta años podrá correr detrás de la pelotita.

3º Señor Fábregas, devuélvanos la medalla de Plata que ganó en Pekín con España. Devuélvanos el prestigio que le da el ir con nuestro país a una Olimpiada y unirse a deportistas como el estadounidense Phelps, el suizo Roger Federer o el jamaicano Usain Bolt, que demuestran cuando se alza su bandera y suena su himno el orgullo de representar a toda una nación. Y también, devuélvanos la ropa deportiva y en especial el chándal.

4º Señor Fábregas, ese deporte que practica realmente es un chollo para gente como usted ya que siendo un deporte minoritario, cien clubes federados en toda España, se le da la oportunidad de asistir a una olimpiada.

5º Señor Fábregas, como según usted sin los catalanes no hay hockey sobre hierba, pues ¿sabe lo que le digo? que prefiero que vaya la selección de Billar Romano. Sí señor, otro deporte minoritario, igual que el suyo. ¿Sabe usted por qué? porque los zamoranos somos los mejores y pioneros en esta especialidad, y a buen seguro alcanzaríamos, por lo menos las mismas medallas que usted. Con la gran diferencia de que los deportistas de Zamora tendrían el sentimiento español que usted no tiene. Por cierto señor Fábregas, le he visto protestar airadamente a los árbitros y lo hacía en un perfecto castellano, qué curioso.

Por eso reivindico el Billar Romano para las próximas olimpiadas de Brasil en las que tendríamos fácilmente participación zamorana. Asimismo, me gustaría que el presidente del C.O.E. tome sus declaraciones como falta grave al espíritu olímpico y lo mande para su casa cuanto antes, a ser posible pagándose de su propio bolsillo el desplazamiento.

Señor Fábregas le deseo que tenga una larga vida, casi seguro financiada por el Estado español al que usted renuncia solo para sus intereses idealistas, que no materialistas, y que cuando tenga nietos les sepa explicar, cómo con su filosofía y espíritu catalanista, defendió los colores de España en dos olimpiadas; a mí se me caería la cara de vergüenza.

Un saludo desde «El muy Noble, Muy Leal y Muy Antiguo Reyno de D.ª Urraca».

Posdata: En las olimpiadas de Barcelona 92 hubo representación zamorana de Billar Romano, en los juegos autóctonos.